¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

Campos de batalla reales: Karelia

Habéis salido a rodar infinidad de veces por los campos de batalla de World of Tanks pero, ¿os habéis preguntado alguna vez cómo son esos lugares del juego en la vida real? En esta nueva serie de artículos, echamos un vistazo a la historia tras algunos de los mapas más populares del juego.

Karelia

En World of Tanks, Karelia es un mapa de verano conocido por sus áreas montañosas y su amplio valle. Aparece en los modos de batalla aleatoria estándar y asalto y es especialmente popular entre los cazacarros y otros francotiradores debido a las numerosas posiciones privilegiadas del valle.

En la vida real, Karelia es una región que se extiende a lo largo de la frontera entre Finlandia y Rusia. Aunque históricamente no fue siempre así. En el pasado remoto Finlandia formaba parte del Reino de Suecia. Esto cambió en 1809, cuando los rusos, preocupados por su proximidad con su capital, San Petersburgo, conquistaron Finlandia y la anexionaron al Imperio Ruso. Se mantuvo así hasta la Primera Guerra Mundial, durante la cual el Imperio Ruso fue derrocado. En 1917, Finlandia aprovechó la oportunidad para declararse nación independiente.

Aunque el resto del mundo, incluida Suecia, aceptó de buen grado la independencia de Finlandia, las relaciones con la nueva Unión Soviética siempre fueron muy tirantes y las escaramuzas a ambos lados de la frontera eran frecuentes. Tras la subida al poder de Stalin, las mismas preocupaciones del antiguo Imperio Ruso surgieron en la Unión Soviética. San Petersburgo, que se llamaba Leningrado por aquel entonces, estaba demasiado cerca de la frontera como para estar segura. En noviembre de 1939, lo soviéticos formularon una petición: la frontera entre la Unión Soviética y Finlandia debería desplazarse al oeste, de tal modo que la región de Karelia pasase a formar parte de la Unión Soviética. A cambio, los soviéticos cederían otro territorio a Finlandia.

Tras un intenso debate del gobierno, Finlandia rechazó la oferta. Se hicieron algunas contraofertas, pero no se llegó a alcanzar ningún acuerdo. El 26 de noviembre de 1939 se produjo un incidente en el que la artillería disparó al parecer sobre las tropas rusas. El resultado fue la suspensión de todos los pactos de no agresión entre la Unión Soviética y Finlandia dos días más tarde. Hasta la fecha, se ha sospechado que este incidente fue organizado por los soviéticos, aunque nunca se han obtenido pruebas concluyentes.

El 30 de noviembre, los soviéticos invadieron Finlandia a través de Karelia con 21 divisiones, unos 450.000 hombres. No se había hecho ninguna declaración de guerra oficial, y los finlandeses estaban muy mal equipados para enfrentarse a los carros soviéticos. El 6 de diciembre los finlandeses habían tenido que retroceder hasta la Línea Mannerheim, una serie de fortificaciones defensivas a lo largo del istmo de Karelia, que había empezado a construirse en los años 20, pero que en 1939 aún no estaba terminada.

La Línea Mannerheim

Este fue el comienzo de lo que se conocería más tarde como la Guerra de Invierno. Fue un año muy frío, pero los finlandeses contaban con la ventaja de estar acostumbrados a las duras condiciones climáticas. Los finlandeses camuflados y equipados con esquís fueron capaces de atacar a las líneas soviéticas empleando tácticas de guerrilla. Durante un mes entero, los fineses lograron parar a los soviéticos, frenando su avance, pero a finales de diciembre habían terminado en la Línea Mannerheim y los retuvieron allí durante varias semanas. Esto fue una humillación para el ejército soviético y para Stalin, que lanzó propaganda masiva anunciando que la Línea Mannerheim era tan fuerte como la Línea Maginot, y que estaba reforzada por el duro clima y el terreno.

A pesar de los retrasos provocados por los finlandeses, era imposible detener el avance soviético. En febrero, los soviéticos superaban en número a los fineses en tres a uno y además contaban con el apoyo de miles de carros y aviones. Una por una, las fortificaciones defensivas de los finlandeses empezaron a caer, aunque no impunemente para los invasores; las bajas entre los soviéticos fueron numerosas.

Durante la Guerra de Invierno, Finlandia había tratado de negociar con la Unión Soviética, pero no recibió respuesta. A finales de febrero, tanto Suecia como Alemania trataron de intervenir, exigiendo el final de la guerra. Los soviéticos enviaron los términos de la paz y el 29 de febrero fueron aceptados por Finlandia, con un alto el fuego el día 13 de marzo. Políticamente, el resultado fue la entrega de una buena parte de Karelia a los soviéticos y la mayor parte de los más de sus 400.000 habitantes tuvieron que mudarse a otras partes de Finlandia.

Soldados finlandeses inspeccionan un T-34 soviético destruido durante la Guerra de Continuación. Los uniformes fineses eran similares en cuanto a su diseño a los alemanes; además, los soldados finlandeses solían usar cascos alemanes que se les habían entregado como parte del apoyo a la guerra de Alemania.

 

Sin embargo, aún quedaban más conflictos por llegar. Cuando Alemania invadió la Unión Soviética en junio de 1941, los finlandeses aprovecharon su oportunidad para contraatacar. Este hecho fue conocido como la Guerra de Continuación. En tan solo tres meses, los finlandeses habían avanzado por Karelia, deteniéndose en la frontera original. Mantuvieron este punto durante los siguientes dos años y medio.

Aunque Finlandia declaró ser neutral durante la Segunda Guerra Mundial, ya que su conflicto era únicamente con la Unión Soviética, su éxito contra esta dependía de la victoria alemana. Tras la victoria soviética en la Batalla de Stalingrado en 1943, Finlandia sabía que tenía los días contados. Empezó a buscar una salida de la guerra pero no se alcanzó ningún acuerdo. En Junio de 1944, los soviéticos lanzaron una gran ofensiva en Karelia, empleando artillería para destruir las posiciones de los finlandeses.

Finlandia no podía ganar y se vio obligada a admitir su derrota. Se firmó un armisticio el 19 de septiembre, pero Finlandia tuvo que hacer grandes concesiones, entre ellas un pago de compensación financiera a la Unión Soviética y el regreso de la frontera a la posición acordada en 1940. Karelia volvió a estar en su mayor parte bajo control soviético. Tras la disolución de la Unión Soviética en 1991 pasó a ser una región autónoma de Rusia, conocida como la República de Karelia.

    
La Karelia contemporánea sigue siendo tan hermosa como siempre.
Quedan poco signos del terrible conflicto desarrollado en la región.
  La región es conocida por sus característicos edificios de madera.

 

Karelia en World of Tanks

 

¡Ahora salid a vivir vuestras propias batallas en Karelia, comandantes!

Cerrar