La recreación del inusual T-34 con L-11 en el juego

¡Comandantes!

El  IV T-34 with L-11  no es un carro cualquiera. Cada pieza de este vehículo único es parte de la historia, desenterrada de documentos gastados, notas y planos borrosos y ruinas del campo de batalla. Pero la recreación de un modelo 3D auténtico de la etapa temprana del carro no ha sido tarea fácil. Se produjeron menos de 500 ejemplares de esta variante del carro, y ninguno de los que blandían el cañón L-11 superaron su época de servicio de una pieza ni quedaron en buen estado. Pero lo hemos logrado, y el carro es ahora parte de World of Tanks y de los corazones de muchos jugadores.

¡Iniciad sesión en el juego durante el evento «Regalos veraniegos» para conseguirlo!

Adaptación a World of Tanks

Equipado con un cañón L-11 de 76 mm, el T-34 se desarrolló en la Fábrica N.º 138 de Járkov entre 1938 y 1939. El carro contaba con una combinación óptima de sus principales características de combate: potencia de fuego, protección y dinámica. Tuvo una gran influencia en el desarrollo de la ingeniería blindada soviética (y mundial).

Como el carro es histórico, no podéis aplicarle elementos de personalización (excepto calcos progresivos).

Para reconstruir el T-34 auténtico, los historiadores realizaron una investigación de archivos exhaustiva. Los planos se mantuvieron en condiciones muy pobres tras muchos años y, según el catálogo publicado por GABTU KA en 1942, el T-34 estaba compuesto por al menos 3850 piezas, con otras 45 en la lista de «solicitadas». El modelo 3D definitivo del T-34 consta de 3663 componentes, algunos de los cuales se han combinado o ampliado.

La contradicción de los datos técnicos reunidos de varios documentos se solucionó durante la fase de modelado del blindado a lo largo de varias visitas a museos y consejos de investigadores del Museo de Historia Blindada del T-34 y el Complejo de Conmemoración. Por ejemplo, el equipo viajó inicialmente a Toliatti para medir la torreta del T-34 y después a Vsévolozhsk, de la región de Leningrado, para estudiar un modelo con una caja de piezas de repuesto, herramientas y ganchos de Stalingrado para depósitos de combustible adicionales.

La reproducción de los guardabarros y equipamiento acoplable también fue delicada. Fino y poco fiable, el guardabarros solía ceder y caerse en el campo de batalla, pero las piezas de repuesto que seguían disponibles en los talleres ya se habían reparado. Por eso, y para dotarlo de realismo, fue necesario diseñarlo según las ilustraciones del catálogo de piezas, el cual existía en un número muy reducido. Prestamos especial atención a las palas plegables del vehículo, puesto que se dieron casos en los cuales ciertos blindados no recibieron permiso para rodar hacia la batalla ya que no todos estaban equipados con sierras transversales.


¡A rodar!

Cerrar