¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

Medallas con renombre: la Medalla de Orlik

Medallas con renombre es una nueva serie en la que nos centraremos en los nombres de las medallas del juego. ¿Alguna vez habéis conseguido alguno de estos logros épicos y quisisteis descubrir más cosas sobre la persona por la que reciben el nombre? ¡Esta es vuestra oportunidad!

Este mes veremos la Medalla de Orlik, que se concede por destruir tres o más carros o cazacarros con un carro ligero.

La medalla lleva el apellido de Edmund Roman Orlik, un comandante de carros polaco que se proclamó como uno de los primeros héroes carristas del mundo en 1939.

Antes de la guerra, Orlik era estudiante universitario de arquitectura en Polonia. Cuando estalló el conflicto, se convirtió en sargento primero del ejército polaco y en comandante de una tanqueta TKS. La mayoría de las fuerzas blindadas polacas estaban formadas por estos vehículos minúsculos cuando se produjo la invasión del país.

 

 

La TKS del sargento primero Orlik estaba armada con un único cañón de 20 mm. En solo una semana, fue capaz de destruir 13 carros enemigos sin apoyo.

Acabó con los tres primeros el 14 de septiembre de 1939, en la batalla de Brochów, que fue una victoria total para el bando polaco.

El 18 de septiembre de 1939, fue enviado en misión de reconocimiento por los bosques polacos junto a otros dos vehículos armados solo con ametralladoras. Tras toparse con vehículos enemigos, Orlik ordenó a sus dos escoltas que se retirasen mientras él cubría la huida con su TKS.

Orlik dio con un buen lugar donde ocultarse y tendió una emboscada. El convoy de enemigos salió a la vista, liderado por tres Pz.Kpfw. 35 (t) de la 1.a División Ligera. Con solo una TKS, Orlik logró destruir los tres carros de combate enemigos y muchos otros vehículos. También tomó dos prisioneros y trató de rescatar a la tripulación de un carro en llamas. Uno de los heridos graves del ataque era el comandante del pelotón, Victor IV Albrecht von Ratibor, descendiente de un príncipe alemán y heredero de un ducado.

La historia de Edmund Orlik no concluyó entonces. Al día siguiente, participó con su TKS en la batalla de Sieraków. Una unidad acorazada de la Wehrmacht, recién salida de la gran batalla del Bzura, atacó la localidad, pensando que se haría con un botín fácilmente. Sin embargo, una fuerza polaca mucho menos numerosa la mantuvo a raya; entre el bando nativo estaba la TKS de Orlik. Las fuerzas polacas lograron destruir más de 20 carros, con 7 de ellos acreditados al propio Orlik. De nuevo, la mayoría de ellos eran Pz.Kpfw. 35 (t).

Al final, Orlik y las fuerzas polacas se quedaron sin munición y tuvieron que retirarse. Para entonces, la TKS de Orlik había acabado con 13 carros alemanes durante una semana.

A pesar de los actos heroicos de Orlik, Polonia sucumbió ante los alemanes. Alrededor de una semana más tarde, participó en la batalla de Varsovia, pero después de aquello no pudo hacer mucho más. No obstante, logró sobrevivir, continuó su carrera como arquitecto y vivió en paz hasta que falleció en 1982.

 

¡Salid al campo de batalla y conseguid vuestra propia Medalla de Orlik, comandantes!

Cerrar