¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

Operación Despertar de Primavera: la Ofensiva del Lago Balatón

La Operación Frühlingserwachen (Despertar de Primavera) tuvo lugar entre el 6 y el 16 de marzo de 1945 y se considera que fue la última gran ofensiva alemana de la Segunda Guerra Mundial. La contienda se desarrolló en Hungría, en el frente oriental. Los ataques alemanes se centraron en los alrededores del lago Balatón, que tenía una gran relevancia logística porque contenía algunas de las últimas reservas de petróleo germanas.

 

Las fuerzas del Eje

Las fuerzas soviéticas

  • Elementos del Grupo de Ejércitos Sur (Heeresgruppe Süd) alemán
  • 6.o Ejército Panzer SS alemán, incluida la 1.a División Panzer SS Leibstandarte SS Adolf Hitler
  • 2.o Ejército Panzer alemán
  • 6.o Ejército (Armeegruppe Balck) alemán
  • 3.er Ejército húngaro
  • Elementos del Grupo de Ejércitos E (Heeresgruppe E) alemán
  • Elementos del 3.er Frente Ucraniano soviético
  • 4.o Ejército de la Guardia soviético
  • 6.o Ejército de Carros de la Guardia soviético
  • 9.o Ejército de la Guardia soviético
  • 26.o Ejército soviético
  • 27.o Ejército soviético
  • 46.o Ejército soviético
  • 57.o Ejército soviético
  • 1.er Ejército búlgaro

 

El avance alemán planeado

 

Tropas soviéticas marchando

 

Carecemos de espacio como para hablar de los preparativos y la planificación de la ofensiva, así que comenzaremos la historia desde la hora oficial de inicio:

 

Comienzo del Despertar de Primavera

La Operación Despertar de Primavera comenzó oficialmente a las 04:30 h del 6 de marzo y se inició con una descarga de artillería del 6.o Ejército Panzer SS, seguida del avance de los Panzergrenadier (soldados de infantería mecanizada) de la Leibstandarte.

Soldados alemanes

Su primer objetivo era despejar varias rutas a través de un campo de minas soviético, para luego comenzar a despejar un extenso sistema de trincheras. Aquello llevó toda una mañana, pero permitió que el Kampfgruppe (grupo de combate) acorazado de la división comenzase a avanzar. Los carros de combate y los semiorugas tenían grandes problemas y solían atascarse en el espeso barro de la zona. Aquello obligó a que los Panzergrenadier continuasen con la ofensiva sin apoyo acorazado, lo cual ralentizó el avance.

Por el flanco izquierdo de la Leibstandarte, la división Hitlerjugend (juventudes hitlerianas) también tenía dificultades para avanzar. El ataque del 2.o Cuerpo Panzer SS ni siquiera llegó a la zona de encuentro hasta que cayó la noche, lo cual permitió que los soviéticos enviasen un cuerpo de infantería adicional con un pequeño contingente de carros de combate.

La ofensiva alemana comenzó a pleno rendimiento el 7 de marzo. Tanto la división Leibstandarte como la Hitlerjugend por fin atravesaron las defensas soviéticas y lograron que sus Kampfgruppen acorazados entrasen en acción. A primera hora del 8 de marzo, la Hitlerjugend avanzó 16 km, hasta que se encontró con un Pakfront (un sistema defensivo de cañones en batería) atrincherado a lo largo de una cresta. Al alba del día siguiente, una docena de Jagdpanther y Jagdpanzer IV cargaron colina arriba para obligar a los defensores a replegarse. 

Jagdpanzer IV

A continuación, los alemanes se enfrentaron al 30.o Cuerpo y al 18.o Cuerpo de Carros del bando soviético. La lucha fue encarnizada, y los soviéticos incluso utilizaron su artillería pesada antiaérea para disparar directamente contra los carros germanos. Al día siguiente, las divisiones Hohenstaufen y Wiking se unieron al ataque.

Después, el 1.er Cuerpo Panzer SS dio alcance a los soviéticos que se retiraban por el canal de Sió. Los Panther y Jagdpanther causaron grandes bajas entre los convoyes de camiones soviéticos que aún no habían cruzado. La contienda en el canal llegó al punto álgido el 12 de marzo, cuando se realizó un gran esfuerzo por establecer cabezas de puente a lo largo de aquel obstáculo de 30 m. El ataque de la Hitlerjugend salió malparado cuando sus Panzer y Jagdpanzer de apoyo tuvieron que retirarse del canal debido a una devastadora descarga de fuego anticarro. Los Panzergrenadier intentaron seguir avanzando con lanchas, pero sufrieron demasiadas bajas por el fuego de las ametralladoras. Los pocos que lograron cruzar fueron capaces de establecer una cabeza de puente improvisada. En el sector de la Leibstandarte, el ataque había salido mejor y la división pudo llevar adelante a sus tropas a través de una localidad con buena cobertura.

Cañón Flak de 88 mm utilizado como apoyo

Los mortíferos Flak de 88 mm y los King Tiger se movilizaron para apoyar el asalto y, trabajando juntos, destruyeron muchos cañones anticarro y búnkeres soviéticos. Los alemanes finalmente establecieron una cabeza de puente, en la que los ingenieros de combate comenzaron a trabajar para construir un puente para carros. Un Jagdpanzer IV llegó a cruzar el puente, pero el segundo vehículo resultó demasiado pesado y se hundió en el agua. Hicieron falta reparaciones constantes para mantener el puente operativo y permitir que los refuerzos lo cruzasen, ya que los necesitaban desesperadamente para enfrentarse al contraataque de un regimiento de T-34-85.

 

El contraataque soviético

 

Varios T-34-85

El 1.er Cuerpo Panzer SS logró conservar el puente durante tres días, repeliendo innumerables contraofensivas, pero para entonces los soviéticos estaban causando grandes bajas entre las fuerzas alemanas.

Con la ruta meridional totalmente bloqueada, los alemanes decidieron centrarse en el norte. Se ordenó que la Leibstandarte y la Hitlerjugend abandonasen sus tareas y se trasladasen al norte para unirse al ataque hacia el Danubio.

Sin embargo, aquella acción fue inútil, porque los soviéticos comenzaron su propia ofensiva al día siguiente. Más de 3.000 vehículos, incluidos 600 carros de combate, cruzaron Budapest y avanzaron por ambos lados del lago Valencei. El 4.o Cuerpo Panzer SS se vio atrapado en medio de la tormenta y la división Wiking quedó prácticamente rodeada cuando una división húngara se lanzó sobre su flanco. Hitler ordenó que la Wiking debía resistir a toda costa. Su comandante, el Oberführer de las SS Karl Ullrich, ignoró las órdenes y replegó a sus tropas antes de que las atrapasen. La división Hohenstaufen acudió en su rescate, desobedeciendo también las órdenes del Führer.

 

El colapso del frente alemán

El 1.er Cuerpo Panzer SS retrocedió hacia el norte lo más rápido que pudo para evitar que lo rodeasen y logró escapar de la trampa, pero había perdido grandes cantidades de equipamiento. El 20 de marzo, ya solo contaba con 80 carros de combate, cañones de asalto y unidades de artillería. Todas las divisiones de las Waffen-SS estaban maltrechas: para entonces, habían perdido más de la mitad de sus fuerzas y era poco probable que recibiesen refuerzos.

Un StuG 40 Ausf. G inutilizado

El frente alemán en Hungría se encontraba devastado y empezó a retroceder hacia Austria con el objetivo de defender Viena. Las divisiones de las Waffen-SS estaban replegándose sin detenerse y luchando desde la retaguardia.

La reacción de Hitler ante esta retirada fue un arrebato de furia y ordenó que el 6.o Ejército Panzer SS se quitase sus brazaletes nazis: a sus ojos, ya no eran dignos de llevar su nombre en los uniformes.

La moral de las tropas llegó entonces a su punto más bajo y muchos soldados desertaron, ya que muchos vieron que la guerra ya estaba perdida.

Cerrar