¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

Los carros pesados suecos en detalle

Recordad que podéis utilizar la opción disponible en la barra de la parte inferior del vídeo para seleccionar los subtítulos en español.

Pocos carros pesados suecos salieron de la fase de diseño. Sin embargo, no cabe duda de que hubieran llamado la atención en el campo de batalla gracias a la gran inclinación de sus chasis, que además les habría permitido salir ilesos de casi cualquier encuentro. ¡Por suerte, World of Tanks puede convertirlos en realidad!

Con la actualización 9.17 llegan tres nuevos carros pesados al árbol tecnológico sueco, el EMIL I, el EMIL II y el Kranvagn. Hoy os hablaremos de sus puntos fuertes y débiles y os contaremos algo de su historia.

EMIL I

El EMIL I combina un sólido blindaje y un cañón con autocargardor. Esto lo convierte en una seria amenaza en el combate a corta distancia, que además tiene una precisión bastante decente para poder luchar desde segunda línea.

En detalle

Durabilidad: Su grueso blindaje frontal, perfil bajo y pequeño tamaño lo convierten en un vehículo eficaz al conducir de frente; es un blanco difícil de detectar e impactar. Si usáis su depresión del cañón (-12º) de forma inteligente, pasaréis más tiempo en el campo de batalla.

Movilidad: Más compacto que el AMX 50 100 y capaz de alcanzar 50 km/h (con una velocidad de crucero de 42-43 km/h), este vehículo puede alcanzar fácilmente una posición bien protegida y vaciar su cargador y permanecer escondido tras una colina.

Potencia de fuego: Los cuatro proyectiles de su cargador automático bastan para desmantelar casi cualquier vehículo de nivel VIII, excepto los carros pesados y los carros medios con un blindaje más espeso. El EMIL I puede vaciar un cargador completo más rápido que el AMX 50 100 y no necesita exponerse mucho tiempo, así que es más polivalente que este. Además, su decente estabilización del cañón en movimiento os permite disparar directamente o tras una corta parada.

EMIL II y Kranvagn

El EMIL II os ofrece un buen adelanto de lo que os espera en la parte más alta del árbol tecnológico. Este blindado de nivel IX, ideal para hacer rebotar proyectiles, está diseñado para moverse por terreno escabroso y efectuar ataques sorpresa. Sin embargo, el auténtico potencial de los carros suecos se desata en el nivel X, con el resistente Kranvagn, y su chasis plano.

En detalle

Durabilidad: El blindaje del Kranvagn es más grueso que el del AMX 50B y el del T57 Heavy: tiene un chasis con una gran inclinación (90 mm), una torreta con blindaje inclinado aún mejor protegida (210 mm), escotillas pequeñas y un techo duro. Su perfil, relativamente bajo, su casco plano y la posición del cañón en la torreta aumentan aún más su capacidad de supervivencia. Para darle en la torreta hay que ser un tirador de élite; sumadle a esto la gran inclinación de su blindaje y obtendréis un vehículo muy duradero.

Movilidad: El Kranvagn tiene una buena velocidad de crucero y más caballos de potencia que el T57 Heavy. Si hacemos una comparación deportiva, el T57 Heavy estadounidense sería un campeón de marcha, el AMX 50B francés un excelente velocista y el sueco un corredor de fondo.

Potencia de fuego: El Kranvagn tiene un cañón de 120 mm con proyectiles perforantes, perfectos para acabar con objetivos móviles. Su recarga es más lenta que la del AMX 50B y la del T57 Heavy, pero queda prácticamente compensada con su excelente depresión del cañón (-12º). Esta también le permite desviar proyectiles (si se sitúa en un ángulo adecuado) y sacar provecho del terreno escarpado para eliminar a sus enemigos.

Repaso histórico

Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército sueco no usaba el término «carros medios» para sus propios vehículos. La brigada acorazada (inicialmente solo había una) tenía carros ligeros y carros pesados. Entre los carros ligeros se encontraban el Strv m/37, m/38, m/39, m/40 y m/41; el «pesado» era el Strv m/42, que con 22,5 toneladas era más ligero que muchos carros medios. Aunque el ejército quería cañones y blindajes potentes, al principio del conflicto no podía aceptar un blindado más pesado que el Strv m/42.

Sus principales inquietudes se centraban en la movilidad estratégica. El ejército no tenía experiencia con vehículos pesados sobre orugas y temía que la limitada infraestructura del país no pudiese soportar carros más pesados; cuando el Strv m/42 entró en servicio, pesaba más del doble que los carros en servicio de aquel entonces. Las inspecciones de puentes indicaban que quizás solo la mitad podrían soportar un vehículo de 22 toneladas sin sufrir daños. Naturalmente, los enemigos se encontrarían con los mismos problemas, así que no era realmente necesario tener vehículos más pesados.

Después de la guerra, el ejército se dio cuenta de que los carros pesados no daban tantos problemas en terreno escarpado y también se hizo evidente que los blindados se combatían mejor con carros propios. Hacían falta vehículos capaces de combatir en igualdad de condiciones contra los de un enemigo potencial y que ofreciesen una protección NBQ razonable.

Empezaron a trabajar en un proyecto «pesado» en 1949, y crearon 18 conceptos de blindados durante los años 50, todos diseñados para hace frente al IS-3 soviético. Tras descubrir la principal debilidad del enemigo (el peso), los suecos se centraron en crear un carro pesado más ligero, y eligieron un diseño con una torreta oscilante más ligera, en lugar de la configuración clásica de la torreta del IS-3. Usando el AMX 50B francés como punto de partida, crearon un nuevo concepto de blindado que podía llevar dos cañones con cargador automático; esto les permitiría tener ventaja en combate al ahorrar a su tripulación unos preciosos segundos durante la recarga de munición. Pese a sus ventajas teóricas, este original diseño de torreta causaría la cancelación del proyecto «pesado» en 1954.

Después de la guerra, había una cierta incertidumbre sobre el futuro de los carros de combate. El ejército se dio cuenta de que el Strv m/42 estaba tan obsoleto que solo servía para disparar proyectiles AE contra la infantería. Necesitaban un carro moderno, y el Centurion estaba disponible para su entrega inmediata. La compra se realizó rápidamente, prácticamente sin evaluación, y el proyectó «pesado» doméstico, que tenía básicamente el mismo objetivo, perdió prioridad hasta que terminó cancelándose.

Aunque los prototipos de carros pesados suecos nunca pisaron el campo de batalla, el proyecto «EMIL» ofreció varios proyectos originales e interesantes a la ingeniería acorazada del país.

Aquí termina nuestro resumen sobre los carros pesados suecos. Haced buen uso de esta información cuando lleguen y permaneced atentos para descubrid todos los detalles sobre la rama de cazacarros que está por venir.

¿Queréis descubrir de primera mano la actualización 9.17? Uníos a la prueba pública. ¡Esconde mucho más que los vehículos suecos!
Cerrar