¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

El museo polaco que salva a los blindados del olvido

El Muzeum Broni Pancernej (MBP), en Poznań, Polonia, es un museo con una colección grande y única de vehículos blindados. La colección del museo contiene algunos espectaculares cazacarros como el StuG IV y el SU-100. Otros carros de combate que se pueden ver son los soviéticos T-70 e IS-2, un M48A5 y un M60A1 estadounidenses y el legendario T-34/85 soviético. Incluso tienen el carro original Rudy 102 que se usó en la producción de la famosa serie de televisión polaca Czterej pancerni i pies (Cuatro tanquistas y un perro).

El equipo en el museo se ocupa de carros que funcionan correctamente o que necesitan un rediseño completo. Sin embargo, el museo no tiene un presupuesto amplio para la restauración y todo el trabajo lo desarrollan voluntarios. Las instituciones como Military Automotive Works (Wojskowe Zakłady Motoryzacyjne, WZM) echan de vez en cuando una mano. Uno de los mejores ejemplos de esta colaboración fue la recuperación de un StuG IV del río Rgliewka, y su posterior renovación.

   


Una historia similar en el museo es la de la recuperación de un camión semioruga alemán. Producido en 1942, fue capturado por el Ejército Rojo; y en enero de 1945 se hundió al intentar cruzar un río helado. En 2011, se rescató nuevamente a la superficie; y las reparaciones, en varios talleres, tardaron un año en completarse.

   


El MBP recuperó incluso un carro polaco explorador poco común: el TK-S. El ejemplar de este museo fue capturado durante las tareas defensivas en 1939 y puesto en servicio en Noruega con el ejército alemán. El museo se enorgullece de este particular vehículo que, además de ser polaco, se está restaurando para que vuelva a funcionar plenamente.

   


Los aficionados a World of Tanks llevan años mostrando un gran interés por el MBT. En 2012, se celebró un encuentro de la comunidad en Poznań y Richard “The Challenger” Cutland se desplazó también allí para ver la colección.

Sin embargo, el museo está afrontando actualmente uno de sus desafíos más arduos hasta la fecha: la restauración de un Panzer III. Este particular vehículo Pz.Kpfw. III Ausf.N poco común se produjo en 1941. El Ejército Rojo lo capturó en 1945 y lo entregó al ejército noruego. En 2006, lo descubrieron en condiciones mejorables en el patio trasero de un museo en Oslo. En 2013, el carro se trasladó a Poznań y en 2014 empezó su reconstrucción. Las labores con esta unidad no van igual de bien que con el StuG IV, debido a la falta de componentes.

      


Al museo le gustaría repararlo hasta un punto en el que pueda volver a maniobrar. Esto va a depender de la colaboración que se encuentren. Para reconstruir las orugas completamente, necesitan 100 enlaces, correas de transmisión con cubiertas, ruedas de conducción y rodillos de apoyo.

Aun después de reparar el sistema de conducción al completo, el equipo del museo va a seguir enfrentándose a una pregunta inquietante: «¿esto se moverá como nosotros esperamos que lo haga?». Las posibilidades son altas porque ya han conseguido una caja de cambios alemana SSG 77 con un diferencial. No está en condiciones perfectas y trabajar con él va a llevar algo de tiempo, pero se puede lograr.

 

¿Tenéis alguna pieza de carros de combate que quizás el museo pueda utilizar? Contádnoslo en el foro.

Cerrar