Restauración del Jagdpanther 411

¡Comandantes!

El VII Jagdpanther alemán es uno de los cazacarros más icónicos de World of Tanks. Ha estado rondando por los campos de batalla desde el inicio del juego, cuando este todavía estaba en su versión beta. A principios de este año, tuvimos la suerte de ver uno de estos vehículos completamente restaurados durante el Tankfest 2019: el Jagdpanther 411. Nuestro Community Manager, Falathi, tuvo la oportunidad de entrevistar a dos miembros de la organización que restauró este vehículo: la Weald Foundation.

Estamos dentro del Jagdpanther 411 con Mike Gibb y Hilary Doyle, miembros de la Weald Foundation. Este es uno de los pocos vehículos supervivientes de su tipo.

Mike: Hola, mi nombre es Mike Gibb y soy uno de los administradores de la fundación. Hemos estado coleccionando vehículos blindados históricos desde mediados de la década de 1990, y establecimos una organización benéfica en 2003, la Weald Foundation.

Hilary formaba parte del eje de la fundación desde un principio junto con su compañero, el ya fallecido Thomas Jentz. Son dos de los historiadores del campo de los vehículos blindados alemanes de la II Guerra Mundial más afamados.

Los conocí por primera vez en 1999 y, desde entonces, nuestra relación no ha hecho más que mejorar. Ambos se convirtieron en administradores al establecerse la fundación. Hilary todavía ejerce de administrador.

¿Cuál es el objetivo de la fundación? ¿Y por dónde se empieza al restaurar un vehículo?

Mike: Tras localizar los restos de un vehículo que debe ser preservado para la posteridad, ya podemos empezar con la investigación. Es, prácticamente, el cimiento de lo que hacemos. ¡Siempre se debe empezar por ahí! Hilary y Tom me inculcaron esta metodología, y así es como operamos con cada uno de los vehículos, no solo con los alemanes. Hace poco restauramos dos vehículos franceses centenarios de la I Guerra Mundial, lo cual supuso un proyecto delicado. Ahora, Hilary se está preparando para trabajar con sus primeros vehículos no alemanes: dos vehículos de reconocimiento Mk. III sudafricanos (también llamados «Marmon Herrington»). La fundación ha recibido una versión temprana y otra actualizada.

La colección de la Weald Foundation puede dividirse en tres áreas:

  1. La colección de la I Guerra Mundial, que incluye el Renault FT y el inusual Renault TSF, el primer carro de control remoto a nivel mundial.
  2. La colección alemana, que consiste mayormente en los insólitos vehículos de reconocimiento de «Aufklärungsabteilungen» (destacamento de reconocimiento). También podemos encontrar algunos vehículos atípicos que no tienen cabida en la categoría de reconocimiento: el Jagdpanther 411, dos Sturmgeschütz Ausf. G y un Horch Kfz. 21.
  3. La colección imperial, con la que tratamos de recordarle al mundo que el ejército imperial no está solamente compuesto por británicos. Este es nuestro intento de enmendar las incorrecciones de la narrativa convencional, y demostrar la increíble contribución por parte de la Mancomunidad de Naciones tal y como son a día de hoy. Invertiremos estos esfuerzos en los vehículos diseñados y fabricados por los países pertenecientes al antiguo Imperio británico. Hasta ahora hemos localizado vehículos blindados de gran importancia, producidos en masa en Sudáfrica, Australia, India y Nueva Zelanda.

¿Cómo te iniciaste en este hobby?

Hilary: Empecé a interesarme en los vehículos blindados cuando estaba en la escuela. Como no había mucha información a mi alcance, empecé a buscar, esbozar y medir vehículos por mi cuenta. Al cumplir 21 años, viajé a Bovington y medí el Jagdpanther que se hallaba en su museo. Por aquel entonces me hice amigo de Peter Chamberlain y Chris Ellis, editor de Airfix Magazines, ambos pioneros en este campo. Mi primer artículo de revista se publicó en 1964. Fundé Bellona Publications con Peter y Chris, y juntos empezamos a publicar libros sobre carros.

Por cierto, en aquella época, cuando dibujé el Jagdpanther de Bovington, no caí en que las barras de torsión estaban rotas. La parte frontal estaba caída y una vez publicado el dibujo, recibí una carta de Volkswagen en la cual el director técnico de EE. UU, Walter Spielberger, mencionaba mi error, puesto que había combatido a bordo del Jagdpanther en el 1945.

El contacto con el sr. Spielberger resultó vital: escribimos muchos libros juntos para Motorbuch Verlag. Como estaba involucrado en el desarrollo de los Panzer, tenía acceso a un sinfín de fuentes y contactos.

En 1973 estuve investigando en el Bildarchiv, en Koblenz, examinando fotografías y analizando los números visibles de los chasis para poder clasificar los vehículos por categorías. Me di cuenta de que, en el escritorio contiguo, un americano estaba haciendo justamente lo mismo: era Thomas Jentz. Tom y yo, junto con Peter Chamberlain, escribimos un libro muy popular titulado «Encyclopaedia of German Tanks» (publicado en 1978) que incluía información sobre cada vehículo en el que habíamos trabajado.

Con el tiempo, Walter enfermó y no pudo seguir escribiendo libros. Tom y yo decidimos hacer público todo nuestro trabajo. No podíamos depender de las editoriales comerciales, ya que normalmente solo están interesadas en temas más populares. Así se fundó «Panzer Tracts», y por el momento hay disponibles 57 volúmenes informativos, con promesas de que el número aumente poco a poco. Probablemente se me conozca más por la precisión de mis dibujos, usados por modeladores y empresas de montaje.

¿Cuál es la historia del Jagdpanther? ¿Y cuánto se tarda en recrear tal vehículo?

Mike/Hilary: A finales de la década de 1990 y tras mucho esfuerzo, Hilary Doyle logró ponerse en contacto con Mike Gibb. Los socios de Mike Gibb procuraban protegerle de contactos externos. Pero una vez cayó esa barrera inicial, las conversaciones por teléfono empezaron a prolongarse. Fue entonces cuando Tom Jentz se unió al proyecto, y las llamadas informativas se multiplicaron. Todo esto ocurrió mientras reconstruíamos el Jagdpanther 411. Nuestro objetivo era reconstruirlo para que recobrara su aspecto inicial, el que lucía al estar recién salido de los almacenes de la M.N.H. a principios de 1945.

Ahora, hemos completado 20 años de investigación de los vehículos que conforman la colección de la fundación. Inicialmente solo eran alemanes; luego trabajamos en los carros Renault de la I Guerra Mundial y ahora planeamos restaurar vehículos de reconocimiento sudafricanos, un Australian Pattern Carrier y un Indian Pattern Carrier respectivamente. Al planear una restauración, es necesario realizar una investigación exhaustiva previamente. ¿Por qué? Porque deben recrearse correctamente y con piezas originales, lo que acarrea mucho más trabajo que un proyecto simple. Si bien nos toma su tiempo, así nos aseguramos de que todo encaje.

Y en caso de haber cometido errores u omisiones, publicamos en el «Departamento de correcciones» de nuestra revista en línea Inside Track, informando a los lectores de los pasos a seguir para confirmar que el resultado es 100 % fiel.

Para que os hagáis una idea: aún tenemos que atender unas 6 o 7 áreas del Jagdpanther 411. Pero son pequeñas, incluyendo detalles como las luces del convoy o la admisión de aire. Una vez se haya completado, nos habremos acercado aún más al plano original.

Como podéis ver, nos enorgullece y apasiona nuestro trabajo. Una vez se nos acercó un chico y nos dijo: «¡Y yo creía que estaba obsesionado, pero lo vuestro no tiene nombre!»

¿Qué te motiva? ¿Por qué lo haces?

Hilary: Quería facilitar dibujos e información tan precisa como fuera posible. No me interesaban los trabajos que no fueran fieles a la historia ni los mitos. Si pretendes dejar un legado histórico, debes hacerlo como corresponde. Y de ser así, sin duda perdurará en el tiempo.

Mike: Estuve en el Ejército de Sudáfrica en la década del 1980. Mis vivencias en Namibia me empujaron a mudarme a Inglaterra e iniciar una carrera como oficial en el Ejército Británico. No obstante, se me consideraba una potencial amenaza al venir de Sudáfrica, lo cual podía ser problemático teniendo en cuenta que no había intercambio diplomático en aquel entonces, así que me decidí desviarme hacia otros caminos.

Fue también por aquel entonces que decidí hacerme con un jeep Willys, por lo que me puse en contacto con un distribuidor de vehículos militares. Me dijo que un VW Kübelwagen sería mucho mejor. No estaba muy familiarizado con los Kübelwagen, pero a los tres meses el distribuidor me contactó para informarme de que tenía algo que me interesaría: ¡un VW Schwimmwagen! Resultó ser fantástico, y despertó mi interés por el coleccionismo. El problema era mantenerlo bajo control, así que decidí concentrarme en los vehículos similares al Schwimmwagen, que representaban el equipamiento de las unidades de reconocimiento alemanas. Los cazacarros como el Jagdpanther 411 son una mera distracción para mí.

En 2003, decidí que coleccionar vehículos por divertimento propio no tenía ningún valor a largo plazo, así que establecimos una organización benéfica a la que doné todos mis vehículos blindados junto con una gran cantidad de fondos. Dicha organización se convertiría en la Weald Foundation.

 

Sobre la Weald Foundation

La Weald Foundation es una organización benéfica y establecida en 2003 para preservar, restaurar y mantener vehículos militares históricos de ambas Guerras Mundiales, con el fin de educar al mundo sobre su historia. Su línea única de vehículos militares, que incluye carros y otros vehículos blindados de combate, está considerada como una de las mejores colecciones del mundo. Las colecciones están disponibles para escuelas, ingenieros, historiadores, modeladores, entusiastas y coleccionistas, que las visitan con fines educativos. La Weald Foundation tiene proyectos de restauración que se prolongan hasta más allá del 2040, incluyendo planes para un vehículo blindado de 8 ruedas y varios vehículos ligeros. Todos los vehículos de la colección se mantendrán para la posteridad, y estarán disponibles para el público británico.

Esta organización caritativa no recibe fondos por parte del gobierno de Reino Unido, así que su labor de restauración de vehículos y la creación de un centro de excelencia técnica e histórica depende plenamente del apoyo que vosotros brindéis. Cualquier aficionado a World of Tanks que esté interesado en unirse puede conseguir una membresía de afiliación e introducir el código «WORLDOFTANKS» para hacerse con un precio especial para miembros de £40 anuales. Los miembros tendrán acceso libre a todos los eventos, suscripción al «Inside Track» semanal y acceso a sus archivos, donde podrán investigar tanto como quieran y aprender todos los detalles sobre la colección.

Probad el Jagdpanther 411

¡Si queréis lucir los colores del Jagdpanther 411, nuestro contribuyente comunitario, Harkonnen, ha compartido un mod que convertirá vuestro Jagdpanther en una verdadera reliquia! Para usar el mod, claro está, debéis tener este cazacarros en el garaje. ¡Mirad qué majestuoso es en el juego!

 

¡A rodar!

Cerrar