¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

¡Nuevos carros checoslovacos!

Checoslovaquia estuvo ocupada por Alemania durante seis años, durante los que la potente industria militar del país tuvo que someterse a las necesidades del Tercer Reich. Tras la derrota de Alemania, los checoslovacos heredaron gran parte de su pericia constructora, junto a una gran cantidad de documentación técnica (tanto de los alemanes como de proyectos propios desarrollados durante la ocupación), lo que influyó en la posterior fabricación de vehículos.

Durante la primera y turbulenta década de posguerra, Checoslovaquia intentó recuperar su fama como potencia fabricante de carros de combate. Por razones políticas y económicas, la mayoría de proyectos de aquella época no llegaron a la fase de prototipo, ni mucho menos a la de producción en masa. Además, como es lógico, los ingenieros checoslovacos jugaban con los principios del diseño soviético. Sin embargo, decir que lo copiaron no sería del todo acertado: aunque Checoslovaquia se inspiró en las escuelas de fabricación alemana, soviética y también británica (hasta cierto punto), sus creaciones de posguerra dieron lugar a sus propios diseños diferenciados de carros de combate.

Cerrar