¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

La copa del árbol: el Maus

Comandantes:

¡La segunda mitad de septiembre se centra en el peso pesado de los tanques pesados! Seguid la línea de desarrollo que lleva hasta el titánico Maus y disfrutad de fantásticos descuentos y bonificaciones en los créditos obtenidos:

30% de descuento y 30% más de créditos conseguidos con los siguientes tanques alemanes:

 

Rango X

Maus

 

 

Rango IX

VK 45.02 (P) Ausf. B

 

 

Rango VIII

VK 45.02 (P) Ausf. A

Aprovechad esta oportunidad para obtener créditos extra mientras conducís estos magníficos tanques, o conseguidlos al 70% de su precio habitual.

Estas bonificaciones estarán disponibles desde las 07:10 h del 15 de septiembre hasta las 07:00 h del 30 del mismo mes. ¡Tenéis dos semanas enteras para sentir el poder del acero alemán!

 

Maus

 "¡Intentad pasar, valientes!"

 

Historia

El Panzerkampfwagen VIII Maus fue un tanque superpesado alemán de la Segunda Guerra Mundial que se completó a finales de 1944. Ferdinand Porsche le presentó el diseño básico a Adolf Hitler en junio de 1942 y más tarde recibió el visto bueno. Aunque en un principio estaba previsto que el vehículo pesase unas 100 toneladas, durante el proceso de desarrollo se realizaron numerosos cambios al armamento, la transmisión, el tipo de motor y el grosor del blindaje. Las modificaciones técnicas necesarias y las propias instrucciones de Hitler hicieron que el Maus llegase a pesar 200 toneladas en 1943, cuando se construyó el primer prototipo.

En octubre de 1943 se canceló la orden de producción del tanque superpesado; en noviembre, Hitler también detuvo directamente el proceso de desarrollo. Sin embargo, la construcción de los prototipos siguió adelante. Se montaron dos en total: la empresa Alkett entregó el primero, sin torreta, en diciembre de 1943, para probarlo inmediatamente; el segundo lo fabricó Krupp en 1944, con la torreta operativa.

Las fuerzas soviéticas capturaron ambos prototipos durante su avance en las últimas semanas de la guerra. El chasis del primer prototipo se combinó con la torreta del segundo y luego se envió a la Unión Soviética para continuar con las pruebas. Cuando concluyeron, el museo del tanque de Kubinka solicitó el Maus para conservarlo, donde hoy en día se puede ir a verlo.

 

Rendimiento en el juego

El Maus es el tanque más grande y pesado del juego. En teoría, también es el vehículo mejor protegido; el chasis presenta unos impresionantes 200 mm de blindaje frontal, 185 mm en los laterales y una torreta con 240 y 210 mm en las partes frontal y lateral, respectivamente. Incluso la parte trasera resulta difícil de dañar, ya que está cubierta por 160 mm de acero en el chasis y 210 mm en la torreta. Además, el Maus tiene la friolera de 3.000 puntos de vida, así que incluso si se logra penetrar su blindaje, destruirlo completamente requiere un gran esfuerzo. Otra gran ventaja de este coloso alemán es su fantástico rango de visión de 400 m, que le permite avistar enemigos desde lejos.

Sin embargo, hay que pagar un precio elevado por su gran blindaje: como pesa unas 190 toneladas, el Maus es extremadamente lento y engorroso, y el chasis y la torreta giran a velocidades nefastas. Por lo tanto, incluso otros tanques pesados pueden flanquearlo con facilidad. Otra desventaja del Maus es su tamaño: como viene a ser una montaña de acero, es muy fácil detectarlo y disparar contra él. Si el equipo rival tiene artillería, os aseguramos que este vehículo será su objetivo principal.

El cañón de 12,8 cm de este vehículo quizá no sea el más potente de su rango, pero sigue siendo una pieza de armamento fiable. Tiene una cadencia de tiro respetable y unos valores decentes de penetración, daño y precisión, con lo que puede apuntar a los puntos débiles del enemigo y hacer que cualquiera reconsidere sus opciones tácticas antes de intentar avanzar por vuestra posición.

Consejo para jugadores: tened en cuenta que el tremendo peso del Maus limita su velocidad a 20 km/h, pero tiene un motor de 1.750 CV que le permite alcanzarlos casi al instante. Os recomendamos que NO intentéis empujarlo por detrás, porque no lograréis que avance más rápido. Solo sería un incordio para el jugador del Maus, una pérdida de vuestro tiempo que haría que os rezagaseis en vez de ocupar puestos estratégicos en el mapa y, en el peor de los casos, un error que podría causarle daños a vuestro propio vehículo.


Tácticas

Si usáis el Maus, recordad que vuestra labor principal es servir de escudo para vuestro equipo: captad la atención del enemigo y tragaos sus disparos mientras vuestros compañeros hacen el trabajo sucio. Recordad también que, aunque vuestro blindaje es muy grueso, la única parte angulada es la frontal. Esto se traduce en que los laterales no tienen la eficacia extra del blindaje inclinado, de modo que son más fáciles de penetrar. Por tanto, es esencial que situéis el vehículo de modo que encajéis los disparos enemigos en ángulo agudo: si lo hacéis, incrementaréis al máximo la eficacia de vuestro blindaje y, a la par, aumentarán las probabilidades de que los proyectiles reboten.

Como la torreta del Maus está montada en la parte trasera, es muy eficaz para angularse. Si utilizáis esta táctica como es debido, minimizaréis el perfil expuesto al enemigo y aprovecharéis al máximo vuestro blindaje. Lo único que necesitáis es cobertura, como un edificio o una roca grande. Si os anguláis en lugares estrechos, incluso podréis detener por vuestra cuenta a todo un grupo de enemigos. He aquí un ejemplo de cómo debe hacerse y cómo no:

¡Rebota, rebota y no explota!

 

¡BUM!, adiós cadenas… ¡BUM!, chasis penetrado… ¡BUM!, motor averiado...

 

Es muy difícil luchar en mapas abiertos con este vehículo, sobre todo si hay artillería. En tales casos, permaneced cerca de vuestros compañeros para minimizar las probabilidades de que os flanqueen y buscad cobertura en cuando podáis. Avanzad solo cuando estéis seguros de que no haya exploradores u otros vehículos que puedan avistaros y señalar vuestra posición a la artillería enemiga.

En cuanto al equipamiento, es muy buena idea invertir en las planchas antifragmentación gigantes, ya que reducirán a la mitad el daño causado por la artillería y los proyectiles AE. El segundo espacio se puede usar para la barra de carga de gran calibre: siempre viene bien tener un mejor tiempo de recarga. En cuanto al tercer espacio, podéis optar por el estabilizador vertical (más precisión en movimiento y al girar la torreta), la ventilación mejorada de clase 3 (+5% a todas las habilidades de la tripulación) o el cierre de retícula mejorado (la retícula cierra en menos tiempo); elegid el que os parezca más eficaz.

 

¡Disfrutad con estos magníficos vehículos alemanes y estad atentos a las próximas ofertas especiales!

Cerrar