¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

La cima del árbol: Jagdpanzer E 100

Comandantes:

Vamos a continuar con la tendencia establecida en la última oferta especial de La cima del árbol, así que durante el resto del mes nos centraremos en otro peso pesado de entre los jinetes del Apocalipsis. Al fin y al cabo, las batallas de nivel X no son aptas para cardíacos. Seguid la línea de desarrollo que lleva hasta el Jagdpanzer E 100 y disfrutad de fantásticos descuentos y bonificaciones en los créditos obtenidos:

30 % de descuento y 30% más de créditos conseguidos con los siguientes vehículos alemanes:

X Jagdpanzer E 100
IX Jagdtiger
VIII Jagdpanther II

 

Aprovechad esta oportunidad para obtener créditos extra mientras conducís estos cazacarros imparables, o conseguidlos al 70 % de su precio habitual.

Estas bonificaciones estarán disponibles desde el 15 de febrero a las 06:10 h hasta el 1 de marzo a las 06:00 h

 

Jagdpanzer E 100


"Vaya, ese parece cansado. ¡Marchando una pastilla para dormir de 170 mm!".

Rendimiento en el juego

Si estáis intentando romper la línea frontal, el Jagdpanzer E 100 es, desde luego, el último vehículo con el que querríais encontraros. Si subestimáis a este coloso germano, lo normal es que acabéis aplastados como insectos sin que tenga apenas que mover un dedo. Esta montaña de acero inamovible está armada con un tremendo cañón de 170 mm, capaz de reventar cualquier cosa que se le ponga delante con dos disparos a lo sumo. También cabe mencionar que, además del apocalíptico daño alfa potencial, este terrorífico cañón es muy preciso y puede penetrar 299 mm de blindaje con proyectiles AP estándar. Aunque podéis usarlo como un eficaz francotirador, suele bastar con que disparéis en la dirección aproximada del vehículo enemigo para que este acabe convertido en chatarra humeante.

Con un chasis basado en el E 100, este cazacarros presume de un blindaje más que decente, capaz de desviar muchos de los proyectiles, especialmente si lo anguláis como es debido. Es más, el descomunal peso de este vehículo lo hace casi inmune a las embestidas. ¿Que un enemigo se lanza sobre vosotros? Pues os ponéis cómodos y disfrutáis mientras el pequeño carrito se arruga como un acordeón tras el impacto. Por último, el Jagdpanzer E 100 está equipado con blindaje espaciado en los laterales, lo que le proporciona protección adicional contra proyectiles altamente explosivos y da la posibilidad de que el impacto no cause daño alguno.

Con todo lo peligroso que es, este cazacarros tiene muchos puntos flacos que compensan su obsceno poder destructivo. El más obvio es su patética movilidad. Este carro es lento, y cuando decimos lento, queremos decir que le ganan hasta los caracoles. Por desgracia, esto también se contagia a su tiempo de recarga, que solo le permite disparar algo más de dos disparos por minuto, ¡toda una eternidad! Además, el Jagdpanzer E 100 dispone de un arco de cañón muy estrecho que, sumado a la escasa depresión, limita su repertorio de maniobras tácticas y hace que exista una elevada probabilidad de que necesitéis moveros mientras seguís al enemigo; lo más seguro es que este movimiento haga que se reinicie vuestro apuntamiento. El último punto de esta deprimente lista es la tara que afecta a la mayoría de carros alemanes: su tendencia a sufrir fallos de motor e incendiarse cuando recibe un impacto en el glacis inferior. No llevar un Extintor a la batalla es como presentarse voluntario para el puesto de hoguera de campamento venida a más.

El Jagdpanzer E 100 tiene tantos puntos fuertes como débiles, por lo que necesita ser manejado de una forma muy específica para sacarle todo su potencial. Como de costumbre, la clave del éxito es usar la táctica adecuada.

 

Tácticas

El Jagdpanzer E 100 es el vehículo perfecto para usar en áreas urbanas con calles estrechas y montones de escombros. Si os colocáis en un cuello de botella y os apañáis para ocultar vuestra parte baja, os convertiréis en un obstáculo casi inamovible para el enemigo. En estos escenarios, vuestro oponente no tendrá prácticamente ninguna oportunidad de causaros daño, a la vez que se expondrá a terribles pérdidas de puntos de vida cada vez que se asome para apuntar a la pequeña cúpula de vuestra torreta. Si tenéis oculta la parte baja, ese es casi el único punto débil expuesto ante un ataque frontal, pero al estar situada en la parte trasera de vuestra elevada superestructura, resulta muy difícil de impactar.

Si no podéis cubrir vuestro glacis inferior, aseguraos al menos de que os anguláis un tanto cada vez que veáis que un enemigo se prepara para dispararos. Aunque es el mayor de vuestros puntos débiles, puede hacer rebotar la mayoría de disparos de cañones de nivel VIII. Por otro lado, si os enfrentáis a un enemigo de igual nivel, puede ser buena idea exponer más vuestro lateral. Si dais por seguro que os va a causar daño sin importar lo que hagáis, es mejor que os llevéis el impacto en un área con una menor probabilidad de incendiarse. Aseguraos de retroceder después a una posición más segura.

Cuando se trata de luchar en terreno abierto, el enfoque táctico que tenéis que darle es muy simple: ni se os ocurra ir. Jamás. Recordad que sois lentos y aparatosos, y que vuestro tamaño hace que se os vea a varios continentes de distancia. ¿Os suena de algo? Esta no es otra que la definición de "imán para la artillería"; si se os localiza en campo abierto, contad con que os llevaréis el título de Objetivo favorito en los Premios del encuentro. Por si hay algún despistado, no se trata de ninguna medalla, sino de un billete sin retorno al garaje, patrocinado por el equipo rojo.

Si estáis luchando en un mapa abierto, la mejor opción es manteneros a distancia de la línea del frente y buscar cualquier cosa que os pueda servir de cobertura. Cuando hayáis encontrado un lugar que os sirva para retiraros o para evitar el fuego de artillería, apoyad a vuestro equipo adoptando el papel de francotirador contra enemigos localizados. Moveos a otro lugar solo si estáis seguros de que no hay vehículos enemigos en las inmediaciones y/o de que hay al menos un vehículo aliado cerca para evitar que os flanqueen. Recordad que no contáis con una torreta y, por lo tanto, ciertos carros ligeros podrían dejaros sin puntos de vida (aunque les puede llevar un tiempo) si se colocan en vuestra retaguardia.

Consejo para jugadores: Pensad en llevar siempre un par de proyectiles AE. Debido a su gran calibre, cada proyectil AE contiene un buen montón de material explosivo, comparable al de algunos proyectiles de artillería. Con ellos, tendréis la posibilidad de causar graves daños a enemigos blindados, incluso en un ataque frontal. Los proyectiles AE también pueden venir bien cuando se combate contra varios oponentes en pasillos estrechos, ya que, con semejante calibre, disponen de un gran radio de onda expansiva; esto significa que si apuntáis correctamente, podréis dañar a varios vehículos con un solo proyectil. Si tenéis suerte, podríais hasta ganar la medalla Bombardero, normalmente reservada a la artillería. 

 

Para sacarle el máximo rendimiento en el campo de batalla, os sugerimos que montéis este equipamiento:
           
Ventilación mejorada de clase 3   Barra de carga para carro de calibre grande   Planchas antifragmentación superpesadas

 

Además, vuestra tripulación debería aprender las siguientes habilidades
Comandante      
Artillero      
Conductor      
Operador de radio      
Primer cargador      
Segundo cargador      

Gracias a esta configuración, podréis mejorar tanto vuestro pésimo tiempo de recarga como el rendimiento global del vehículo. Es más, con Mantenimiento preventivo mejoraréis vuestras probabilidades de supervivencia reduciendo las de incendio, y con las Planchas antifragmentación superpesadas se incrementará vuestra protección contra explosiones y fuego de artillería. Tened en cuenta también que las Planchas antifragmentación reducen las probabilidades de que vuestra tripulación pierda el conocimiento. Es una opción muy útil, ya que lo último que queréis es que le pase algo a vuestros cargadores. Si os sentís lo bastante cómodos con este vehículo y ya sabéis a dónde dirigiros en el mapa para minimizar vuestra exposición al fuego de artillería, tenéis la opción de sustituir las Planchas antifragmentación superpesadas por el Telescopio binocular; de esta forma, ampliaréis vuestro alcance de visión, algo de vital importancia para un cazacarros.

Si planeáis usar indistintamente proyectiles AE y AP, es recomendable que vuestros cargadores dispongan de la cualificación Intuición. De este modo, tendréis una probabilidad del 34 % de cambiar de inmediato de un tipo de proyectil al otro, lo que os ahorrará mucho tiempo de recarga. Otra opción es cambiar Intuición por Almacenamiento seguro para uno de vuestros cargadores y Subidón de adrenalina para el otro.

 

Historia

Mientras Porsche estaba diseñando el carro superpesado Maus, Krupp decidió participar en la carrera con un diseño competitivo. Krupp esperaba que el uso de componentes ya existentes como filosofía de construcción haría su diseño algo más factible.

El diseño incluía componentes del chasis del Tiger II y el motor Maybach HL 230. Para que este motor de tan baja potencia funcionara correctamente (la serie Panther ya usaba este mismo motor y ya entonces se quedaba corto de potencia) se optó por usar un blindaje más delgado y por hacer el vehículo más bajo y estrecho.

Los diseñadores planearon usar la torreta del Maus, lo que le dio a este vehículo su peculiar nombre: Tiger-Maus. A pesar de que el concepto era más pragmático que el del Maus, Hitler se decantó por este último, un proyecto técnicamente más complejo.  Debido a esto, se comunicó a Krupp que había que detener el desarrollo del Tiger-Maus.

Adler recibió los diseños de Krupp, que le sirvieron como premisa para los vehículos de la serie E. No obstante, dado que el Maus era prioritario, hubo serios impedimentos para desarrollar un prototipo de la serie E. Hacia el final de la guerra solo se había completado el chasis, aunque se habían realizado muchos conceptos basados en la serie E.

Hacia 1944 surgió la idea de crear un cazacarros superpesado, equipado con un cañón de 150 o 170 mm. Se consideró realizar la conversión a cazacarros tanto del Maus como del E 100, pero debido a incompatibilidades técnicas con el concepto del Maus, se optó por el E 100 de Adler. Esto dio lugar a la idea conceptual del Jagdpanzer E 100, pero antes de que pudiera llegar a empezar su desarrollo, con la guerra llegando a su fin, Adolf Hitler ordenó detener los trabajos en este carro superpesado.

 

Fuentes

JENTS, Thomas L. & DOYLE, Hilary Louis. Panzer Tracts No. 6-3 - Schwere Panzerkampfwagen Maus and E 100 : Development and production from 1942 to 1945

Cerrar