¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

La cima del árbol: el IS-4

Comandantes:

Después de un mes disfrutando de la precisión alemana en nuestra anterior oferta La cima del árbol, ha llegado la hora de probar algo distinto. En esta ocasión daremos más prioridad a la fuerza bruta que a la ingeniería refinada: efectivamente, ¡los protagonistas de las próximas 2 semanas serán los carros pesados soviéticos!

Seguid la línea de desarrollo que lleva hasta el IS-4 y disfrutad de fantásticos descuentos y bonificaciones en los créditos obtenidos:

30 % de descuento y 30 % más de créditos conseguidos con los siguientes vehículos soviéticos:

X IS-4
IX ST-I
VIII KV-4

 

Aprovechad esta oportunidad para obtener créditos adicionales mientras conducís estas bestias pardas, o conseguidlas al 70 % de su precio habitual.

Estas bonificaciones estarán disponibles desde el 15 de marzo a las 6:10 h hasta el 1 de abril a las 6:00 h.  

 

El IS-4


“¿A rodar? ¡Más bien a arrasar!”.

 

Rendimiento en el juego

El IS-4 se puede describir como un vehículo muy equilibrado con características decentes en casi todos los aspectos. Sin duda, lo más destacable de este carro es su cañón con buenos valores de daño alfa potencial, cierre de la retícula y penetración. Además, es bastante preciso para tratarse de un blindado soviético. Ahora bien, no os llaméis a engaño: si estáis acostumbrados a los estándares de precisión de otras naciones, los de la URSS son muy distintos. “Bastante preciso” en términos soviéticos se traduce en “más bien poco preciso” según el patrón estadounidense... y en “trasto inútil” según el alemán. Por tanto, si estáis pensando en conseguir este vehículo, olvidaos de utilizarlo como francotirador del equipo.

Otra gran cualidad de este vehículo es su blindaje. Aunque la placa frontal sea de solo 140 mm, está muy bien inclinada. El grosor efectivo resultante es mucho mayor de lo que aparenta sobre el papel y es bastante probable que los disparos reboten contra él. Cabe destacar que los laterales del vehículo también cuentan con una buena protección de 160 mm de grosor; esto es una característica muy útil en el fragor de la batalla. Aun así, la parte más resistente es la magnífica torreta: el blindaje no solo es ancho por todas partes, sino que también está bastante inclinado por delante, de modo que es muy difícil penetrarlo.

Como sabéis, no existe el vehículo perfecto, y el IS-4 también tiene carencias. Una de las más obvias es su escasa movilidad. Este carro acelera bastante mal y su velocidad de rotación es nefasta. Por otro lado, aunque la parte superior del blindaje frontal sea muy decente, el glacis inferior resulta menos fiable: ofrece un blanco bastante grande y casi todo lo que se dispare contra él logrará atravesarlo. Además, si se penetra la parte frontal del chasis, es probable que el conductor acabe fuera de combate. No hace falta decir que eso puede causar un montón de problemas, sobre todo si estáis enfrentándoos a un oponente más móvil que vosotros.

En conjunto, el IS-4 es un carro muy equilibrado y con buen rendimiento, pero no tiene ninguna cualidad extraordinaria que lo haga destacar en ningún aspecto. Por tanto, no es un vehículo fácil de dominar y esto puede suponer mucha frustración; como siempre, la clave del éxito es usar las tácticas adecuadas.

 

Tácticas

El IS-4 es un ejemplo de manual de un vehículo de asalto para estar en primera línea. Su papel en el campo de batalla es muy limitado; si se intentase usar de otra forma, es probable que los resultados sean catastróficos. Este carro es demasiado impreciso para funcionar como francotirador y demasiado lento para flanquear. Como resultado, jamás rendirá bien salvo si lo usáis como asaltante o defensor acorazado puro de primera línea. Por tanto, cuando entréis en batalla con el IS-4, deberéis funcionar como un martillo para el equipo: un arma roma, poco sofisticada y brutal que solo sirve para aplastar, machacar y destruir al enemigo usando la fuerza bruta. No cabe duda de que vuestra responsabilidad es enfrentaros cara a cara al enemigo, luchar contra él a corta distancia, romper sus defensas y defender los lugares defensivos estratégicos cueste lo que cueste. Si os negáis a jugar así, seréis una gran carga para vuestro equipo y lo más probable es que fueseis un factor clave en la derrota. El lugar del IS-4 siempre está en la primera línea del frente; siempre.

Aun así, estar en el lugar correcto en el momento adecuado no basta para ser eficaz. Tened en cuenta las ventajas e inconvenientes del vehículo y adaptad vuestra rutina de batalla de forma acorde. Lo primero y más importante es proteger el glacis inferior, ya que es el mayor punto débil del IS-4. Por ello, vuestra maniobra más habitual será ocultar el chasis: buscad una pila de escombros, los restos de un vehículo o una roca y utilizadlos como escudo para defender vuestra placa inferior. También podéis meteros en un cráter hondo dejado por una bomba. Si no hubiese nada adecuado para este propósito, situaos en ángulo respecto a la dirección de los disparos; de ese modo, aumentarán las probabilidades de que los proyectiles reboten sin causar daño. Dependiendo de la situación, mantener el chasis en movimiento también podría beneficiaros, porque dificultará que el enemigo apunte contra vosotros.

El IS-4 también resulta muy eficaz para angularse tras la cobertura, ya que cuenta con un blindaje lateral muy resistente. Para ello, avanzad hasta algún obstáculo grande, como una casa o una gran roca, y tocad su superficie con la parte delantera del vehículo. Luego, situaos ligeramente en ángulo, de modo que la parte trasera apenas sobresalga por uno de los lados de la cobertura, y retroceded un poco. Si lo hacéis correctamente, el blindaje frontal seguirá a cubierto tras el edificio o roca, pero podréis seguir disparando contra los enemigos que tengáis delante. Aunque al usar esta técnica expondréis tanto la torreta como el lateral del chasis, este se encontrará en un ángulo muy agudo de cara al enemigo. Habrá muchas probabilidades de que los proyectiles salgan rebotados o de que la suspensión los neutralice. Como vuestra torreta también está muy bien blindada, no será fácil dañarla. Aquí veis la posición que deberíais adoptar:

Consejo para jugadores: algunos expertos usan una versión distinta de esta maniobra con el IS-4, que se podría denominar “angulación inversa”. La gran diferencia respecto a la táctica estándar es que la cobertura oculta la parte trasera del vehículo, en vez de la frontal. Como la torreta del IS-4 está en la zona delantera del carro, la maniobra habitual limita bastante la perspectiva de la zona que hay enfrente. Al invertir la orientación del blindado, la torreta queda más alejada del obstáculo, lo que amplía considerablemente el área de visibilidad sin afectar al ángulo del chasis. Básicamente, actuaríais como un vehículo con la torreta situada en la parte de atrás.

IMPORTANTE: tened en cuenta que usar esta maniobra es muy difícil y extremadamente arriesgado. Si no os situáis de forma correcta, podríais dejar expuesta la retaguardia. La parte trasera de los carros de combate es la más vulnerable, así que si las fuerzas enemigas la tienen a tiro, os fulminarán de inmediato. Si no os sentís del todo cómodos a los mandos del IS-4, os recomendamos encarecidamente que NO intentéis usar la angulación inversa.

 

Para sacar el máximo rendimiento en el campo de batalla, os sugerimos que instaléis este equipamiento:
       
Ventilación mejorada de clase 3   Barra de carga para carro de calibre grande   Estabilizador vertical Mk2

 

Dado que el IS-4 es un vehículo equilibrado, lo mejor es instalar equipamiento que aumente su rendimiento general: la ventilación potencia las habilidades de la tripulación, la barra de carga mejora el ratio de fuego y el estabilizador os proporciona más precisión para disparar a corta distancia.

 

Además, es recomendable que vuestra tripulación aprenda las siguientes habilidades y cualificaciones:
Commander/ Radio Operator width="52" width="52"
Gunner width="52" width="52"
Driver width="52" width="52"
Loader width="52"

 

Al igual que el equipamiento, las habilidades también deberían servir para mejorar el manejo general del vehículo. Hermanos de armas tiene una gran sinergia con la Ventilación mejorada y juntos proporcionan un 10 % extra de rendimiento. Reparaciones es una habilidad crucial para este vehículo, puesto que estaréis en primera línea y angulándoos, de modo que vuestra suspensión se dañará a menudo. Por tanto, el tiempo que tardéis en reparar una oruga averiada podría suponer la diferencia entre sobrevivir o no. Ajuste de disparo y Viaje suave aumentarán aún más vuestro potencial para luchar a corta distancia, y Subidón de adrenalina podría daros una ventaja extra si habéis sufrido daños graves. Disparar antes que el enemigo en esas situaciones puede ser decisivo para sobrevivir e incluso podría afectar al desenlace de la batalla. Por último, Comodín os ayudará a seguir siendo eficaces aun cuando uno o más miembros de la tripulación quedan incapacitados. Recordad que es fácil dejar fuera de combate al conductor de un IS-4, así que esta cualificación puede resultar muy útil. También podéis sustituirla por Reparaciones para aprovechar al máximo vuestra capacidad para arreglar averías y reducir el tiempo que tardáis en volver a tener los módulos operativos.

Como siempre, tomaos estas configuraciones de equipamiento y habilidades como sugerencias. Os animamos a que experimentéis y deis con la combinación más adecuada para vosotros.

 

Historia

Los tripulantes de la serie KV la criticaron duramente por su falta de movilidad y fiabilidad mecánica, factores que estaban dejándola obsoleta poco a poco, por lo que la línea se sometió a algunas mejoras de diseño. El KV-1S resolvió parte de los problemas gracias a su menor peso y mayor velocidad. Aun así, los elevados costes de producción y el rendimiento mediocre en combate de la serie casi causaron que las autoridades soviéticas decidiesen abandonar su programa de carros pesados.

La batalla de Kursk, librada en 1943, hizo que los rusos se replanteasen sus prioridades. Ante la amenaza de los potentes vehículos alemanes, sobre todo el Panther y el Tiger I, la industria de carros soviética retomó el desarrollo del KV-85 y del KV-13, a los que buscaron dotar con una mejor disposición del blindaje y con un cañón principal más potente. Tras algunas modificaciones se construyó un prototipo, designado como IS-85, que pasó a la fase de producción. Este se convirtió en el carro pesado IS-1.

Se diseñó una serie de variantes, de las cuales la más conocida y usada fue el modelo IS-2.  Los blindados que se convertirían en el IS-3 y el IS-4 se diseñaron en paralelo. Este último contaba con un chasis similar al del IS-2, pero más largo y con un juego extra de ruedas,  además de un motor y un blindaje superiores. Sin embargo, la velocidad y movilidad del vehículo acabaron siendo decepcionantes, por lo que solo se construyeron unas 200 unidades. La mayoría de ellos acabaron en el Extremo Oriente ruso hasta que los retiraron paulatinamente del servicio.

 

Fuentes:

Cerrar