¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

La copa del árbol: 113

 

Comandantes:

Las próximas dos semanas estarán centradas en el lejano este. Esta edición especial de La copa del árbol pondrá en el punto de mira a los dragones chinos con cadenas. Seguid la línea de desarrollo que lleva hasta el tanque 113 y disfrutad de fantásticos descuentos y bonificaciones en créditos.

 

30% de descuento al comprarlos y un 30% más de créditos al llevar los siguientes vehículos chinos:

X 113  
IX WZ-111 model 1-4  
VIII 110  

 

Aprovechad esta oportunidad para obtener créditos extra mientras conducís estos magníficos tanques, o conseguidlos al 70% de su precio habitual.

Estas bonificaciones estarán disponibles desde las 06:10 h del 15 de noviembre hasta las 06:00 h del día 30 del mismo mes. ¡Tenéis dos semanas enteras para darles a vuestros enemigos toda una lección!

 

113

“¡Veo un tren aproximándose, un tren suicida!”

Rendimiento en el juego

Puede decirse que el tanque 113 es un híbrido entre tanque medio y pesado, pues posee cualidades de ambos. Por un lado tiene atributos generalmente asociados a los tanques pesados, como su potente cañón, su capacidad de infligir una gran cantidad de daño por minuto, un blindaje frontal resistente y con buena inclinación, y una gruesa torreta redondeada que provoca el rebote de una gran cantidad de disparos. Sin embargo, también puede alcanzar buenas cotas a nivel de movilidad, velocidad máxima, aceleración y precisión en movimiento, por lo que no desentona al comparársele con un tanque medio. También merece la pena mencionar que el 113 posee un perfil muy bajo y es, de hecho, el menos pesado del rango X entre este tipo de tanques. 

Por desgracia, mientras estéis manejándolo en combate tendréis que tener en cuenta un par de desventajas. Como ocurre con la mayoría de los vehículos chinos, el cañón del 113 no tiene apenas depresión, y eso impide apuntar hacia abajo desde un plano más elevado que el del enemigo. Por otra parte, el cañón no posee una buena velocidad de apuntamiento, lo que dificulta acertar en los puntos más débiles del enemigo. Además, aunque su blindaje frontal sea fantástico, el de sus laterales deja mucho que desear. Tampoco mejora mucho las cosas el que su perfil general sea exageradamente largo, así que si permitís que os flanqueen u os localicen con artillería, puede que tengáis que volver al garaje rápidamente con el rabo entre las piernas. Y por último, pero no menos importante, tened en cuenta que con frecuencia este vehículo tiende a sufrir daño en sus módulos, especialmente en el compartimento de munición y el del conductor. Huelga decir que es fácil predecir las consecuencias que tendría recibir un impacto en cualquiera de ellos. 

Consejo para jugadores: tened en cuenta que el tanque está equipado con el cañón 60-122T, de 122 mm, que se utiliza también como cañón avanzado del tanque medio de rango IX WZ 120. Si lo que queréis es completar el árbol tecnológico chino, quizás sería mejor completar la línea de tanques pesados antes, puesto que al alcanzar el 113 desbloquearéis automáticamente el cañón avanzado del WZ 120 y, así, os quitareis de encima el problema de tener que conseguir 59.000 puntos de experiencia con dicho vehículo. 

 

Tácticas

Como tanque híbrido entre medio y pesado, el 113 requiere un estilo de juego algo especial, el cual puede ser difícil de adquirir y dominar. El problema que tienen los tanques comodín es que son muy versátiles, pero no destacan en nada en particular. Esto también sucede con el 113, el cual, por sus características, puede realizar varias funciones dentro del campo de batalla, aunque no sobresaldrá en ninguno de ellos. Por eso mismo, jugar con este vehículo puede resultar algo frustrante al principio. Sin embargo, una vez os hagáis con su manejo, la imposibilidad de predecir el papel que va a desempeñar puede llegar a ser todo un incordio para el equipo rival. Un jugador de 113 experimentado evita encasillarse en un solo modus operandi y cambia con frecuencia entre diferentes estilos de juego. 

Ante todo, cuando os pongáis al mando del 113, aprovechad su movilidad, ya que podéis desplazaros con facilidad entre los flancos y proporcionar apoyo cuando sea necesario: ¿los tanques pesados de vuestro equipo no pueden abrirse paso? Ayudadles actuando como escudo protector con vuestro blindaje frontal inclinado y haciendo uso de vuestra potencia de fuego; ¿algunos de vuestros tanques medios han sido alcanzados o destruidos? Uníos al grupo y sustituid a los que están fuera de combate; ¿se ha roto la línea defensiva y el enemigo está a punto de pasar? Id inmediatamente a bloquear el paso; ¿están capturando vuestra base? Dad media vuelta e id a defenderla. Es muy importante que durante todo el tiempo prestéis atención al minimapa y que adoptéis el papel que sea necesario de inmediato. Lo complicado es que tenéis que conocer con profundidad diferentes tácticas y estilos de juego, así que si sois expertos conductores de tanques pesados pero se os atraganta llevar un tanque medio, es probable que no os resulte muy fácil manejar el 113.

Para optimizar vuestro rendimiento en el campo de batalla, os recomendamos instalar el siguiente equipamiento: 

1. Dispositivo de apuntamiento mejorado
2. Estabilizador vertical
3. Barra de carga de cañón

 

Además, los miembros de vuestra tripulación deberían aprender las siguientes habilidades y cualificaciones:

Comandante:  
Artillero:  
Conductor:  
Cargador/operador de radio:  

* Tened en cuenta que la configuración de equipamiento que hemos recomendado se ha centrado ante todo en mejorar el deficiente tiempo para apuntar del cañón. Si entre vuestras prioridades está antes la potencia de fuego que la precisión, podéis plantearos cambiar el dispositivo de apuntamiento por la ventilación mejorada. De esta forma, añadiréis efectividad a la cualificación Hermanos de armas, lo que mejorará el rendimiento general del tanque.

 

Historia del 111/113

La Segunda Guerra Mundial mostró al mundo el verdadero potencial de los tanques. Al igual que sucedió con los aviones de combate, la guerra fue el motor que impulsó una carrera armamentística colosal, lo que provocó que los tanques del final del conflicto, en 1945, distasen mucho de parecerse a los que lo iniciaron. Y eran, además, mucho más pesados. Fue la época del tanque pesado.
Durante el conflicto, China había emergido como un potente fabricante de tanques.

Sin embargo, sus vehículos eran relativamente ligeros. Los cerca de 200 tanques pesados con los que contaba el ejército Chino eran de origen soviético, y en su mayoría se trataban de IS-3.

Tras el fin del conflicto armado, China siguió diseñando y construyendo sus propios tanques medios polivalentes, como el Type 59. Sin embargo, durante la década de los cincuenta la guerra fría se intensificó y la amenaza de conflicto con los tanques pesados como protagonistas comenzó a preocupar a los chinos. El desarrollo de este tipo de blindados se convirtió en prioridad cuando en 1958 el Ejército Popular de Liberación (EPL) requirió estar equipados con un gran número de tanques medios y pequeños, y también bastantes pesados, para poder hacer frente a potenciales vehículos enemigos.

En 1960, el departamento de Defensa Nacional presentó un plan formal de requisitos y especificaciones y comenzaron a realizarse estudios de viabilidad. Empezaron desmantelando varios de los viejos IS-3 de la Segunda Guerra Mundial, para poder ver cómo funcionaban. Partiendo de esa investigación básica, los ingenieros chinos comenzaron a crear sus propios diseños. En octubre de 1963 el proyecto recibió el nombre de WZ-111, y poco después se construyó un prototipo de prueba, que constaba del chasis principal del tanque sin torreta. En su lugar había una cabina cuadrangular con un peso similar. La realización de este prototipo se llevó a cabo en secreto, ya que por aquel entonces los chinos tenían una política más aislacionista y no querían que se conociesen sus planes.Evidentemente, dado que el nuevo prototipo contaba con muchas piezas y componentes del IS-3, no es de extrañar que entre ambos vehículos hubiese ciertas similitudes. Sin embargo, las pruebas estuvieron repletas de problemas, muchos de ellos en relación al motor, que simplemente era incapaz de proporcionar la suficiente potencia.

Los chinos tuvieron que replanteárselo todo desde el principio y acabaron diseñando una nueva variante del vehículo, el 113. Se trataba de una mejora del 111, en la que se solventaban algunos de los problemas del anterior. Sin embargo, este nuevo diseño nunca pasó de los planos. Por aquel entonces, a mediados de los sesenta, la carrera armamentística había seguido su curso. Las principales potencias mundiales habían reinventado el concepto de tanque por completo, dando como resultado la doctrina de “carro de combate principal”.
Al darse cuenta de que el 113 ya estaba obsoleto, se desechó el proyecto en su conjunto. El único prototipo de WZ-111 todavía existe, y se puede ver en el Museo Militar de la Revolución Popular China.

Tanque WZ-111 en el Museo Militar de la Revolución Popular China. Puede verse el cubículo que reemplaza la torreta.

 

¡Conseguid una de estas bestias y no dejéis que vuelva a crecer la hierba por donde piséis!

Cerrar