¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

Oferta especial Leningrado: El fin del asedio

El 8 de septiembre de 1941, el Ejército alemán recibió la orden de tomar la ciudad de Leningrado (hoy en día conocida por su nombre original, San Petersburgo). Se suponía que dicha operación se completaría en unos pocos días. Sin embargo, debido a la tenacidad de sus habitantes, el sitio acabó durando 900 días (dos años y medio), a pesar de la falta de recursos y comida de la resistencia. Este fin de semana celebramos el fin del asedio en enero de 1943, destacando algunos de los tanques presentes en esa época.

Desde las 07:00 h del 19 de enero hasta las 06:30 h del día 22 del mismo mes, podréis disfrutar de las siguientes bonificaciones:

 

Doble de experiencia para la tripulación

Conseguid que vuestros soldados aprendan con mayor rapidez durante esta promoción.

 


7.000 créditos por la medalla Muro de Acero

¡Sed duros y arregláoslas como podáis! Esta medalla se concederá a aquellos tanques que sufran y soporten más impactos (al menos 11) con un daño potencial de al menos 1.000 puntos de vida


50% de descuento en los siguientes tanques:

  •  KV-1S de rango VI (soviético)
  •  PzKpfw IV de rango V (alemán)
  •  SU-76 de rango III (soviético)
  •  StuG III de rango V (alemán)

¿Qué os parece aumentar vuestro arsenal por la mitad de precio?

 

70% más de créditos obtenidos con los siguientes tanques:

  •  KV-1S de rangoVI (soviético)
  •  PzKpfw IV de rango V (alemán)
  •  SU-76 de rango III (soviético)
  •  StuG III de rango V (alemán)

¡No solo os costarán menos, sino que también conseguiréis más créditos después de cada combate!


25% de descuento en camuflaje

¡Elegid una nueva apariencia, temporal o permanente, para vuestros vehículos favoritos!


Recordad que esta oferta especial estará disponible hasta las 6:30 h de la mañana del martes. ¡No os la perdáis!

 


Menos de dos meses y medio después de que la Unión Soviética fuese atacada por la Alemania nazi, las tropas alemanas ya se estaban aproximando a Leningrado. El Ejército Rojo se vio superado, y el 8 de septiembre de 1941 los alemanes rodearon por completo la ciudad. Tras los muros se refugiaba un fuerte contingente de guarnición y alrededor de 3 millones de civiles.

Todos se negaron a rendirse, dando comienzo así a un largo e implacable asedio.

Al principio del asedio se estimó que no había comida y combustible para más de dos meses. A lo largo del invierno de 1941-42 no hubo calefacción ni reservas de agua, muy poca electricidad y apenas un poco de comida. En enero de 1942 el invierno estaba siendo especialmente frío, y las raciones de comida para los habitantes alcanzaron el mínimo histórico de únicamente 125 gramos de pan por persona y día. Durante los meses de enero y febrero de 1942 murieron en Leningrado 200.000 personas por congelación e inanición. A pesar de tan trágicas pérdidas y de las inhumanas condiciones imperantes, la industria armamentista de la ciudad continuó en funcionamiento y la ciudad no capituló.

Las tropas alemanas trataron de persuadir a los ocupantes de la ciudad de que se rindieran enviándoles octavillas en las que se podía leer “¡Únete a nuestras tropas y te daremos de comer!”, pero los soldados de Leningrado resistieron.

Tras enero de 1942, las raciones diarias se vieron ligeramente incrementadas, principalmente por dos razones: el descenso de la población pasado el invierno, y la entrada en funcionamiento de la ruta de suministros a través del lago Ládoga. Esta ruta de suministro, llamada "Camino de la vida", hizo posible la evacuación de algunos de los civiles. Sin embargo, las condiciones no eran en absoluto las mejores y la carretera fue atacada por bombarderos alemanes. El "Camino de la vida” también fue el “Camino de la muerte”.

En enero de 1943, un contraataque llevado a cabo bajo la denominada Operación Iskra (Chispa) logró abrir una brecha en el asedio alemán. El corredor era lo suficientemente ancho como para permitir la construcción de un ferrocarril, lo que mejoró notablemente el estado de los suministros de una ciudad en la que por aquel entonces solo los soldados y los hombres capaces se quedaron para organizar la defensa. Aun así, la ciudad permaneció bajo fuertes bombardeos, y fue necesario más de un año para romper definitivamente el asedio, el 27 de enero de 1944. El corredor arrebatado en la Operación Iskra supuso el punto de inflexión.

El asedio concluyó tras dos años, cuatro meses, dos semanas y cinco días. Se estima que 641.000 civiles murieron en la ciudad sitiada, y muchos otros durante la evacuación de la misma. La ciudad sufrió graves daños durante los combates. Sin embargo, el asedio comprometió una enorme cantidad de recursos del Eje, lo que ayudó a ralentizar el avance del mismo y a proteger una de las “tablas de salvación” de la URSS, los puertos marítimos del norte.


Cerrar