¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

"La ametralladora cesó y se hizo un silencio profundo"

Muchos no saben que durante «la guerra para terminar todas las guerras» hubo tres grandes armisticios (fin de la lucha para dar paso a las negociaciones de paz).

Los enfrentamientos en el Frente Oriental finalizaron con un armisticio en diciembre de 1917 y el Tratado de Brest-Litovsk. Después se produjo el armisticio en Rumanía que terminó con el Tratado de Bucarest, pero no fue hasta el 11 de noviembre de 1918 cuando se firmó el armisticio que pondría fin a la Primera Guerra Mundial en un vagón de tren en Francia. En el Tratado de Versalles se fijaron las condiciones del fin del conflicto.


Era una mañana fría de noviembre, 60 kilómetros al norte de París, en el bosque de Compiegne. Allí firmaron nueve hombres -tres oficiales navales marítimos británicos, dos generales franceses y dos políticos, un general y un oficial naval alemanes; así finalizaba la guerra después de más de cuatro años. La firma final se produjo a las 5:20 h y a las 11:00 h todos los combates ya habían cesado.


Ubicación de la firma del armisticio

El vagón ferroviario era el de Ferdinand Foch, uno de los comandantes militares franceses que firmaron el armisticio. Este vagón también desempeñó un papel significativo en la historia en 1940, cuando fue de nuevo el escenario de otro acuerdo para finalizar combates. Esta vez, sin embargo, era Alemania la que forzaba a Francia a finalizar los enfrentamientos contra ella. En esta ocasión en el vagón estaba Adolf Hitler, que 22 años antes había sido cabo en el ejército alemán.

22 años después, en 1940, los alemanes hicieron rendirse a los franceses en el mismo vagón de tren.
Adolf Hitler; Hermann Göring; Joachim von Ribbentrop; Rudolf Heß; Heinrich Himmler; Erich Raeder.
Foto cedida por el Deutsches Bundesarchiv 

Lo normal sería pensar que esta firma implicaría el fin de los combates. Tristemente, aunque los generales del Frente Occidental sabían que el armisticio se firmaría a las 5 h y la lucha acabaría seis horas después, tenían dudas de que el alto el fuego se llevase realmente a cabo y por tanto continuaron atacando. Hay informes de disparos de artillería a lo largo del frente, para que toda la munición se usase. 

A las 5:40 h, las noticias ya habían llegado a muchas ciudades y la gente estaba celebrándolo, pero en el frente se contabilizaron 11 000 bajas en la mañana del 11 de noviembre antes de las 11 h. 

Las grabaciones indican que aparentemente el último hombre en morir en la Primera Guerra Mundial fue un soldado estadounidense, Henry Gunter, asesinado a las 10:59 h. El registro de la División dice:

«En el momento en que lo abatieron, la ametralladora cesó
y se hizo un silencio profundo
».

   

La Primera Guerra Mundial es sin duda uno de los conflictos más sangrientos en la historia humana. El número de bajas de la Primera Guerra Mundial varía notablemente en función de la fuente consultada, pero por lo general se considera que hubo alrededor de 35 millones de heridos o muertos durante el conflicto.

Para mí, como ex soldado británico y apasionado de los carros de combate, el 11 de noviembre es una fecha para el recuerdo, un día en el que expreso mis respetos a las personas de todas las naciones y nacionalidades, militares o civiles, que perdieron sus vidas en conflictos. No solo en la «guerra para terminar todas las guerras», sino en todos los conflictos.

En una nota muy personal saludo a mis amigos y camaradas que sacrificaron sus vidas, un día nos encontraremos en las verdes praderas del más allá.

No envejecerán, como nosotros los que quedamos:
no les pesará la edad ni les condenarán los años.
Al ponerse el sol y por la mañana
nos acordaremos de ellos.


Oda al recuerdopor 
Laurence Binyon

  



¡Seguir a The_Challenger en
   !

Fuentes
Dominio público
Understanding the Somme 1916 - Scotland and Hayes
The First World War - John Keegan

Cerrar