¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

War and Peace Revival de 2013

Introducción 

Os presento la 31.ª edición de la feria War and Peace (ahora una representación), celebrada por primera vez en el hipódromo de Folkestone (Reino Unido), todo un cambio para mejor respecto a años anteriores en el barrizal de Hop Farm. Este acontecimiento se publicita como “el festival de vehículos militares más grande del mundo”.

Incluso el recinto está empapado de historia: está en el corazón del Hellfire Corner (Rincón del Infierno), bautizado así por todo lo que se le vino encima durante la Batalla de Inglaterra, en 1940. El hipódromo se utilizó como parte de la operación Fortitude Sur de la Segunda Guerra Mundial. Se utilizaron réplicas de aviones (abajo) por toda la pista para que pareciese un aeródromo y que los alemanes pensasen que los desembarcos del Día D tendrían lugar en Calais, en vez de en Normandía.

     

 

El evento

Siempre he sido un poco escéptico con las ferias de representaciones, porque siempre parecen tener una cantidad desproporcionada de “ciertos” uniformes alemanes. Cada vez que pregunto por qué, casi siempre me responden “porque son elegantes”; poco se puede decir en contra. En cambio, en la War and Peace había mucha variedad, cosa que se agradece.

Desde que se llega, se tiene la impresión de estar en un enorme museo al aire libre. Había “campamentos” hasta donde alcanzaba la vista y se oía sin parar el ronroneo de los vehículos militares. También se podía comprar de todo, desde proyectiles de mortero hasta ametralladoras ligeras LKG desactivadas.

 

Hacía calor, y mucho, así que uno se compadecía de los que iban con el uniforme completo, sobre todo por los que llevaban el ghillie del SAS británico. Menos mal que yo me hice tanquista.

Las batallas representadas eran impresionantes y había que admirar el trabajo y la preparación que le habían dedicado a organizarlas. El ambiente estuvo lleno del ruido de explosiones y ametralladoras durante todo el fin de semana.

       

 

Me quedé asombrado con el empeño que pusieron los representantes. Durante la estancia conocí a gente de toda Europa y de mucho más lejos que había acampado en el recinto para vivir como los personajes que interpretaban y sentirse como ellos en todo lo posible.

Una imagen de la Resistencia francesa (arriba), con la Croix de Lorraine en el brazalete, el símbolo que había adoptado la resistencia de Charles de Gaulle. En el casco se puede leer FFI: Forces françaises de l’intérieur.

 

Algunos amigos del Museo del Tanque de Bovington estaban allí y, entre otros vehículos, estuvieron haciéndose cargo del fabuloso tanque Valentine IX DD (abajo), el primero que usó el diseño de Nicholas Straussler.

 

       
Más amigos: la última vez que los había visto fue en el Museo del Tanque de Parola, en Finlandia, realizando algunas reparaciones de última hora.

 

Cómo en todas las ferias, también estaba la colección de Jeeps de rigor, pero esta tenía algunos modelos fantásticos y poco comunes; me alegró ver que no había solo filas de Jeeps Willys.

    

 

Esto es solo para que os hagáis una idea de cómo eran algunos de los diversos campamentos que habían montado; historia en estado puro. Uno de los días hubo visitas escolares y miles de niños visitaron el recinto; ¡no recuerdo que mis clases de historia fuesen así!

    
El interior del campamento “Vietnam” de historia en vivo. Lamento no poder enseñaros la sala de operaciones debido a la cantidad de fotos “de riesgo”.   Fijaos en la paloma mensajera de la cesta

 

Una réplica de un Nieuport 17b (abajo), pintada para representar la aeronave que pilotó el capitán Albert Ball (Cruz Victoria). El 17 de mayo de 1917, su avión se estrelló tras un largo duelo contra Lother von Richthofen, hermano menor del Barón Rojo, y falleció posteriormente.

   
     

Efectivamente, esto es el Reino Unido

Resumen

Rex Cadman y su equipo querían hacer una feria mejor y más grande, y desde luego lo lograron.

Me encantó la visita, fue fascinante, emocionante, educativa y emotiva. He perdido todo mi escepticismo y valoro inmensamente los esfuerzos de todos los que se involucraron en devolver la Historia a la vida.

 

IEn este artículo solo he hablado por encima sobre la feria, y en Facebook hay muchas más fotos.

Cerrar