¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

La Reina de Acero, segunda parte

 

Esta semana continuamos el repaso a la historia del Matilda con otro artículo enviado por Listy.

 

La caída del martillo

Tras la batalla por Francia, el Matilda estándar fue retirado por completo de la primera línea de servicio. El 7.º Real Regimiento de Tanques fue reforzado con 48 Matilda Senior y enviado a la Campaña en África del Norte. Allí descubrieron que el tanque rendía mejor en el desierto que en Europa. Gracias al terreno más suave que proporciona la arena, la suspensión estaba a la altura para la que fue diseñada y junto a la menor necesidad de girar y maniobrar, la fiabilidad del Matilda Senior aumentó considerablemente. Además, debido al grosor impenetrable del blindaje del Matilda Senior, el A12 se ganó el famoso nombre de Reina del Desierto.

La primera actuación del 7.º Real Regimiento de Tanques fue el enfrentamiento con el Grupo Maletti. Este estaba constituido por dos batallones acorazados y seis batallones de infantería.

Con apoyo aéreo y de la artillería, y acompañados por la 11.º División India, los Matilda Senior lograron situarse tras las posiciones del Grupo Maletti y atacaron en masa. Durante los diez primeros minutos el 7.º Real Regimiento de Tanques destruyó la mayoría de los acorazados italianos. Los tanques se centraron entonces en reducir el resto de las posiciones. Pese a la resistencia de los italianos, incluidos los impactos a quemarropa de sus armas antitanque sobre los Matilda Senior, sus defensas terminaron por derrumbarse y la operación fue completada en tan solo 5 horas. Tras luchar toda la noche, el 7.º Real Regimiento de Tanques había aplastado a la mayor parte de la resistencia enemiga del área.

 

La siguiente gran intervención consistió en apoyar a las tropas australianas durante el ataque a la fortaleza de Bardia. Para prestar su ayuda, el Real Regimiento de Tanques había estado experimentando métodos con los que hacer frente a los campos de minas, el alambre de espino y las trincheras antitanque. Uno de estos métodos consistía en un puente que se desplegaba ante el tanque usando orugas que habían sido desmontadas de varios Universal Carrier. El puente se colocaba empujándolo dentro de la trinchera. Era entonces cuando se desprendía, permitiendo al Matilda Senior cruzar por encima. 

 

En Bardia, el 7.º Real Regimiento de Tanques encontró numerosos búnkeres italianos. A falta de proyectiles AE para los cañones de 2 libras, las tripulaciones recurrieron a embestir con los tanques contra los búnkeres. Las demoledoras 25 toneladas del Matilda Senior resultaron de lo más efectivas para ello, a pesar de las tensiones y la fatiga provocadas por las largas distancias que los tanques habían recorrido ya. Cuando el 7.º Real Regimiento de Tanques participó en la batalla por Tobruk, había quedado reducido a un solo escuadrón de tanques operativos. Sin embargo, a pesar de la feroz acción que soportaron, solo una de esas bajas fue provocada por la actuación del enemigo.

El Matilda Senior continuó operativo en los 7.º, 4.º, 42.º y 44.º Reales Regimientos de Tanques durante la Operación Crusader y la Operación Battleaxe. Sin embargo, ciertos defectos empezaron a salir a la luz. A pesar del hecho de que ni siquiera el PAK-38 de 50 mm alemán podía dañar a los Matilda Senior de forma fiable, la naturaleza de las batallas en el desierto suponía que la doctrina de infantería, y con ella la de los tanques de infantería, no podía ser aplicada. Esto supuso que para cuando se produjeron las batallas de Gazala el Matilda se había convertido en un vehículo cada vez menos común en el ejército británico. 

 

Huir para unirse al circo

El terreno había favorecido al Matilda en el desierto, pero el teatro de operaciones CBI (China-Birmania-India) resultó ser incluso más adecuado a las características del tanque. En la jungla la doctrina del tanque de infantería seguía siendo viable. El tamaño reducido, la buena potencia de los motores y el blindaje grueso lograron que el Matilda fuera más que bien recibido por las tropas australianas.

 

Los australianos adaptaron al Matilda Senior para gran variedad de funciones. Debido al número de curiosas modificaciones, a menudo se referían a la 4.ª Brigada Acorazada australiana como “El Circo”. Muchas de las modificaciones se realizaron en cañones de tanques normales, como un blindaje extra en la parte trasera del casco o en la plataforma del motor. Sin embargo, las modificaciones también incluían lanzallamas y equipos de ingeniería. El más espectacular es el Erizo.

El Erizo consistía en una caja blindada que podía transportarse sobre el casco. Un sistema hidráulico elevaba esta caja hasta la posición de tiro. La caja contenía siete proyectiles de mortero, cada uno de los cuales pesaba 29,4 kg. El tanque apuntaba al enemigo y se disparaban los proyectiles que fuesen necesarios. Cada proyectil contenía el doble de explosivos que un obús de 152 mm del KV-2, de modo que el efecto sobre un búnker no podía ser otra cosa que devastador. 

 

Aunque se sometieron a ensayo en 1945, los japoneses se rindieron antes de que pudieran ser utilizados de manera operativa.

 

La conexión polaca

Se han hallado recientemente fotografías en las que aparece el A11 Matilda en Polonia.

 

Esto ha llevado a formular algunas preguntas. Algunas fuentes han asegurado que se envió un solo Matilda al ejército polaco antes de que la guerra comenzase, pero este hecho no ha sido confirmado.
Sí que se sabe con seguridad que los alemanes capturaron 97 Matilda a los británicos en Francia. Si os estáis preguntando por qué se capturaron más tanques de los que sirvieron en la 1.ª Brigada de Tanques del Ejército, la diferencia de número la explican los repuestos guardados en almacenes que invadieron los alemanes.

Dos de los Matilda capturados fueron enviados para realizar pruebas a Kummersdorf y otro fue desmontado para ser evaluado. Exceptuando estos casos, no hay muchos datos acerca de lo que ocurrió con cada tanque. Es posible que los cascos de repuesto fuesen usados para tanques de seguridad interna, puesto que esta era la práctica habitual con los tanques capturados por los alemanes. Quizá ese podría ser el caso del Matilda polaco.

Lo que puede sorprender a muchos es que el Matilda permaneció en activo hasta 1955, aunque como equipamiento para la Reserva australiana.

 

Referencias:

  • Títulos de la editorial Osprey de David Fletcher sobre el Matilda.
  • Entrevista de Richard Holmes a un comandante de Matilda (A11).
  • Dominio público.
Cerrar