¡Atención!
El objeto de noticias que estás visualizando está en el formato de la antigua web. Puede haber problemas de presentación en algunas versiones de navegadores.

Cerrar

Desenterrando la victoria

David Lister (Listy) nos ha enviado el siguiente artículo acerca de una de las innovaciones más fascinantes de la Segunda Guerra Mundial, la tuneladora Nellie.

 

En octubre de 1911, Winston Churchill fue nombrado jefe del Almirantazgo y en febrero de 1915 fundó el Comité de Acorazados de Tierra. Influenciado por varias ideas, incluidos los coches blindados y el cuento de H. G. Wells "Los acorazados terrestres", el comité presentó novedosas e innovadoras ideas para poner fin al punto muerto que había alcanzado la Primera Guerra Mundial. Cómo no, el resultado final no fue otro que el tanque.

Una de las ideas de Churchill durante la Primera Guerra Mundial era una máquina diseñada para hacer túneles y excavar bajo tierra de nadie para sorprender al enemigo. Aunque parezca extravagante, una gran parte de la contienda se disputaba bajo tierra (es una historia extraordinaria y recomiendo a todo el mundo que lea sobre ella). La idea de usar túneles a modo de armas se llevaba usando miles de años, pero normalmente se llevaba a cabo en los asedios. Sin embargo, Churchill no permaneció mucho tiempo en el cargo y en mayo fue relevado.

En Septiembre de 1939, Churchill volvió a ser nombrado jefe del Almirantazgo. Debemos tener presente la situación de la época con la llamada Guerra de Broma. Políticamente, tras las muchas bajas sufridas durante la Primera Guerra Mundial, Francia no estaba preparada para entrar en combate. Por eso contaban con la Línea Maginot. Los alemanes estaban dentro de la Línea Sigfrido, cuyas capacidades fueron sobrestimadas por los aliados. Nos encontrábamos ante dos sólidas fortificaciones separadas por un campo de matanza.

De igual manera, los ingleses se estaban atrincherando con alambres de espino y trincheras. Para las gentes de la época, todo apuntaba a que iba a producirse una repetición de la Primera Guerra Mundial. Se creía que atacar la formidable Línea Sigfrido era misión imposible porque las bajas serían aún mayores que las de la última guerra.

Es en este contexto en el que Winston Churchill volvió a considerar la idea de una tuneladora para crear trincheras en tierra de nadie; trincheras que usaría la infantería para protegerse del fuego enemigo. Para Churchill, esta era una de las pocas ideas ofensivas de la época y, lo que es más, su cargo le permitía llevarla a cabo.

Con esto en mente, en octubre de 1939 Churchill creó el Comité de Equipamento Terrestre, presidido por J. H. Hopkins, un experto y destacado ingeniero naval. Curiosamente, el comité dependía del Ministerio de Suministros y no del Almirantazgo. Al ser trasladadas fuera de Londres muchas de las funciones del gobierno por miedo a un ataque de la Luftwaffe, el comité fijó su sede en el Grand Pump House Hotel de Bath.

Churchill llamaba a la máquina su “topo”, mientras que para el comité era la “Cultivadora Nº 6” y posteriormente el “Tractor NLE”. De las iniciales NLE (Naval Land Equipment) tomó su nombre el prototipo “Nellie”. Una de las empresas de ingeniería involucradas llamaba a la máquina “No-man’s Land Excavator” (la excavadora de las tierras de nadie). Todas estas denominaciones se refieren al mismo vehículo. En un principio, iban a fabricarse dos clases de tuneladoras. Una era para excavar una trinchera para la infantería y la otra, de mayor tamaño, para excavar una trinchera lo suficientemente ancha para un tanque. Se llamaban “Infantería” y “Oficial” respectivamente.

 

La máquina fue diseñada para usar un motor Merlin de 1.000 CV, un 50% de los cuales se usaba para alimentar la parte cortante y el resto para la locomoción. Sin embargo, no tardaron en darse cuenta de que no era algo muy práctico; la RAF había acaparado toda la producción de los Merlin para sus cazas y, en uso continuo, el motor solo producía 800 CV. Se decidió que lo mejor era usar dos motores diésel de 600 CV de Paxman Engineering, que ofrecían más potencia, simplificaban el diseño de Nellie y al usar gasóleo en lugar de gasolina eran más seguros.

 

Nellie tenía una longitud de 34,4 metros y un peso de 130 toneladas. Estaba dividida en dos secciones, la cabeza y el cuerpo. En la cabeza estaba el mecanismo de corte, que podía elevarse o bajarse para estar bajo tierra o en la superficie. Gracias a unas aletas o puertas laterales, era posible hacer pequeñas correcciones durante el trayecto mientras se excavaba el túnel, accionándolas del lado hacia el que uno desea dirigirse; su funcionamiento era parecido al de un freno neumático que gira ligeramente el mecanismo hacia un lado.

Para excavar había un gran arado en la parte frontal que esparcía y removía la capa superior de tierra de 76 cm y un enorme cilindro cortante de rotación que eliminaba 76 cm de la capa inferior. La tierra extraída caía en una cinta transportadora y se dejaba a ambos lados de la trinchera a una altura de 1 metro.

La máquina contaba con un pequeño blindaje aunque, al estar en una trinchera, se suponía que no recibiría ningún disparo. La idea era usar a Nellie en tierra de nadie por la noche con el apoyo de una descarga de artillería y al llegar a las líneas del enemigo las tropas se abalanzarían sobre las posiciones alemanas.

 La cabeza y el cuerpo podían separarse para facilitar su transporte. A su vez, el cuerpo podía dividirse en dos para hacer la tarea aún más sencilla.

Sobre la superficie, Nellie podía alcanzar una velocidad de 4,8 km/h; excavando, su velocidad era de 1 km/h. Durante una hora de excavación, la máquina podía mover alrededor de 8.000 toneladas de tierra.

Existían dos diseños alternativos al del modelo de arriba. El primero tenía una cabeza cortante giratoria parecida a las tuneladoras modernas. El segundo tenía un blindaje frontal muy grueso y un cilindro hidráulico que situaba cargas explosivas en el terreno que había enfrente. Al detonar estas, la máquina se metía en el agujero y volvía a repetir el proceso. El diseño era producto de un ingeniero totalmente independiente del Comité NLE. El diseño hidráulico contaba con la ventaja de poder derribar búnkeres alemanes colocando una carga explosiva debajo, pero era mucho más lento que el diseño del NLE. Al final, se impuso Nellie.

Cuando el diseño fue seleccionado, se creó una maqueta a escala de 1,3 metros. Se metió en una caja y se llevó a la estación de ferrocarril de Bath. De camino, mucha gente agachaba la cabeza en señal de respeto porque pensaba que era un ataúd. Para la demostración, se creó una superficie con plastilina y serrín para representar la tierra. La maqueta funcionó de maravilla y Churchill quedó impresionado, ¡hasta el punto de que hubo quien pensaba que casi se le cae el puro de la alegría! Posteriormente, Churchill asistió a otra demostración junto al Primer Ministro Neville Chamberlain, el Ministro de Hacienda y el Jefe del Estado Mayor.

La maqueta también se mostró a los franceses, que apoyaron el plan.

El 7 de febrero de 1940 se realizó un pedido de 200 máquinas “Infantería” y 40 “Oficial”. A pleno rendimiento del proceso de producción, se esperaba fabricar 20 tractores NLE a la semana.

Sin embargo, los alemanes se dieron cuenta de que algo se estaba cociendo cuando notaron una mayor presencia de las patrullas francesas frente a la Línea Sigfrido. Las patrullas estaban recogiendo muestras de la tierra para que los expertos seleccionasen la mejor zona de asalto.

Cuando Alemania invadió Francia, la maquina ya no era necesaria. Casi de inmediato, Churchill disminuyó en un 50% el presupuesto del comité NLE y al cabo de unos días volvió a reducirlo. Sorprendentemente, no detuvo la producción pero la redujo a 33 máquinas. Churchill dijo que los recursos liberados de este proyecto se destinarían a la producción de tanques.

En mayo de 1941, la Ruton-Bucyrus de Lincoln fabricó la primera máquina y fue enviada a Cumber Park, en Nottingham, para realizar las pruebas. Las pruebas duraron desde junio de 1940 a enero de 1942.

Al final, se completaron 5 tractores NLE. Cuatro de ellos fueron desguazados al finalizar la guerra. Otras cuatro máquinas “Oficial” quedaron a medio fabricar, pero se desguazaron en 1943.

El último Cultivador Nº 6 era el modelo piloto. Nellie, como la llamaban durante las pruebas, fue desguazada a principios de la década de los 50.

Cerrar